A puertas cerradas

Apaguemos la luz
Y cerremos las puertas
Antes de caer la tarde
Y abracémonos amor
Contra la pared más
Oscura.

Adivina entonces
Mi mirada en tus ojos
Y el palpito en los
Pechos
Mientras el tropel
De la pandemia
Cabalga
Sobre los caballos
De la muerte
En sentido inverso
A nuestro viaje.

Dibujémonos amor
Los besos que traíamos
Prohibidos
Descubriéndonos
La carne,
La humedad
Agridulce en nuestros
Labios
Y la palpable identidad
De nuestras huellas
Digitales
En la medida exacta
De todos nuestros
Miedos
Para que siga de largo
El contagio virulento…
La tragedia
Y nos toque.

Descubrámonos
La piel amor
Entre las sombras
Y encontrémonos
Cómplices,
Sanos y salvos
En esta cita
De preadioses.

Tomémonos desnudos
Y urgente amor
Entre las pocas
Amapolas y naranjas
Aún sobrevivientes,
Mientras afuera
Mientras a la espalda
Cabalga la pandemia,
Y tú y yo
Cómo si nada…
Absolutamente nada
Nos estuviera
Sucediendo.

Poesía de Jesús Alberto Sepúlveda Grimaldo, autor, editor.

Deja un comentario