¿Qué será lo que quiere el Negro?

Imagen de referencia.

Ansias de poder desmedido lo pueden llevar a la debacle.

El Negro ahora va por el Senado, pese a los procesos penales (uno de ellos en etapa de juzgamiento ante la Corte). Avanza muy orondo, el Mosco le ataja todo.

El Negro quiere asegurar de nuevo la curul de Miguel, sacar la propia y ponerles huevitos a candidatos que ‘pescan’ cada cuatro años en la región. Le alcanza el dinero, los treinta y pico de alcaldes que tiene alineados, la clientela burocrática de la Gobernación, Cortolima, Universidad del Tolima, Alcaldía de Ibagué, entre otras.

El Negro le va a ayudar a Alex Char en las presidenciales de 2022. El acuerdo lo sellaron hace poco con el viaje oficial de Andrés Hurtado a Barranquilla. Se sabe que los compromisarios entre la Casa Char y la Casa Barreto son Jesús Alberto Carvajal, el ‘Guácharo’ y otros alfiles cercanos al Altísimo.

El Negro hace rato cuadró caja de las tres campañas (dos a Alcaldía y una a Gobernación) donde mordió el polvo y fue respaldado por amigos verdaderos a los que luego les dio la espalda. Preguntar al empresario de las artes gráficas Raúl Granada.

El Negro no tiene dónde disimular el dinero que le llega a raudales, ni gente nueva de confianza que le ayude. En 2016 su patrimonio declarado superaba los cinco mil millones de pesos.

El Negro va a minar aún más su salud con una campaña que incluye extensos viajes, discursos, reuniones, comida a deshoras, estrés, ataques de rivales, campaña negra en redes, la Fiscalía que lo ronda…

A él lo que le gusta es tener el poder, manejar la nómina, los recursos, que lo escolte la Policía, que lo muevan en camioneta blindada. Es decir, que lo traten con la importancia debida”, comentó alguien muy cercano al Negro.

¿Qué será lo que quiere el Negro?

Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja un comentario