¿Qué suerte correrán los detenidos por tortura contra 11 niños?

Fotografía Suministrada: Policía Metropolitana de Ibagué

Caso que conmovió a Colombia.

David Palacio Zarate, abogado defensor de uno de los capturados por posibles torturas y malos tratos a 11 niños con discapacidad cognitiva, que hacían parte del internado de  la Fundación Peces Vivos, de Ibagué, afirmó que este lunes el Juzgado definirá si dicta o no medida de aseguramiento.

De los capturados hace parte la directora de esta fundación que fue avalada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) así como enfermeras, psicólogos y formadores a los que la Fiscalía les imputó cargos por tortura agravada, concierto para delinquir y ocultamiento de evidencias materiales.

¿Doctor David Palacio, por qué usted afirma que no hay tortura?

La tortura es un delito de Lesa Humanidad y lo comete quien causa dolor de manera innecesaria para obtener un fin determinado. Aquí no hay intención de causar dolor, los empleados no son psicópatas, ni son torturadores, por el contrario, son hijos, madres y padres de familia incapaces de causarle daño a otra persona. Su misión en la fundación era proteger a los niños de su enfermedad.

¿Cómo va el  proceso?

Lo que nosotros los abogados vemos es que el acto material externo visible, en este caso las contenciones de pies y manos, en ningún momento expresan o significan la intención de causar daño a los menores de edad.

¿Pero las pruebas muestran a niños atados a camas?

Este es centro psiquiátrico infantil que atiende casos graves de afectaciones psicológicas y sicosociales donde, para proteger a los niños y adolescentes enfermos, los contienen en sus momentos más críticos. Ese procedimiento de contención es autorizado por la organización Mundial de la Salud, tanto así que en la psiquiatría existen las ‘camisas de fuerza’, que no son más que contenciones.

¿Amarrar o contener es proteger?

Si estos niños con enfermedades mentales no se contienen, ellos mismos se causan daños en sus cuerpos y pueden causar daños a los demás adolescentes del internado.

 ¿Qué enfermedades mentales padecen los niños?

Hay niños bipolares, con esquizofrenia paranoide y problemas de conductas sexuales. Ellos tienen una realidad alterna, hay casos de violadores en potencia y tendencias suicidas.

¿Quién ordenaba contener a los menores de edad?

La contención está contemplada para casos de salud mental en situaciones graves y en este caso la orden era dada por un médico siquiatra. Existen testigos de que este profesional daba las órdenes y los empleados de menor rango carecen de sustento técnico y científico para rebatirlas o no aceptarlas.

¿Qué hay de cierto de una versión del siquiatra, en el sentido que en la fundación Peces Vivos le falsificaban a él la firma?

Probablemente hace parte de su estrategia para evadir responsabilidades pues él iba una vez al mes a la fundación pero los padres de familia y trabajadores dan fe de que enseñaba a hacer la contención de pies y manos. No puede ahora evadir la responsabilidad.

En caso de que exista tortura, ¿de quién es la culpa?

Aquí hay detenidos que no tienen conciencia de conocimiento pues el siquiatra les dio la inducción y enseñó procedimientos para proteger a estos niños.

¿Por qué los vecinos del barrio La Pola denuncian malos tratos?

La gente escucha los gritos pero no entiende que provienen de pacientes psiquiátricos a los que es necesario contener para proteger y a la vez proteger a los demás niños. Un paciente psiquiátrico, amarrado, forcejea y grita,  y esa parte es la que ha tenido en cuenta la Fiscalía sin detenerse a revisar los protocolos autorizados para enfermos con esquizofrenia.

¿Qué responsabilidad le cabe al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar?

Si esa entidad dio el aval, significa que la fundación cumplía los requisitos legales.

Deja un comentario