¿Quién inventó la propina?

Propina

La inventaron los griegos que tenían por costumbre beber solo una parte del contenido de la copa.

La propina era el resto que se tomaba la persona a cuya salud se brindaba.

Como recuerdo de esta práctica ha quedado la etimología de propina, la cual proviene del latín propināre “dar de beber”.

Su significado ha cambiado tanto que en unos sitios es obligatorio y en otros se ve como una ofensa.

En algunos locales de Nueva York cuelga un letrero que dice “propina no es una ciudad de China”, para recordar al cliente que no se haga el sueco y que deje una propina que oscila entre el 15 y el 20% de la cuenta.

En cambio, en Japón es casi un insulto: se piensa que quien la da pretende aparentar superioridad.

En España se da propina a quien ejerce un buen servicio y del que hemos quedado satisfechos; aunque en el extranjero ostentan el título de estirados.

En Argentina se da si se puede.

Por otra parte, hay empresas en las que los trabajadores no ganan más que lo que obtienen de propinas y en contraste algunas prohíben a sus clientes dejar propinas a los empleados.

Las propinas se suele repartir entre todos los empleados, ya sea de forma monetaria o en cena de empresa.

Estas situaciones han comenzado a polarizar a los consumidores, habiendo por un lado gente que piensa que la propina es algo prácticamente obligatorio para apoyar a la economía del trabajador, por otra parte hay quienes creen que dar propina sólo propicia que los salarios se mantengan a niveles denigrantes. Mientras que algunos solo ven a la propina como una vieja costumbre.

Con información de: www.datoscuriosos.com