¿Quién responde por la crisis de las fiestas de Ibagué?

En entredicho los tradicionales jolgorios de junio.

Cuando falta un mes para el Festival Folclórico Colombiano, nada está definido pese a que se trata la fiesta más importante de la ciudad por el desfile de colorido y tradiciones.

En las fiestas de junio la celebración es en grande con reinados, música y desfiles cargados de mucha tradición.

Lo cierto es que la licitación para contratar la logística no se ha realizado y esto podría dar al traste con la magna celebración.

Por lo anterior el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo espera que todo sea solucionado y pidió a los interesados que presenten sus propuestas.

Señaló que por la Ley de Garantías ha sido imposible realizar un convenio con la Corporación Festival Folclórico por lo que este año no se contará con recursos que otorga a estas fiestas el Ministerio de Cultura.

Antes se podía hacer convenios con la Corporación, ellos conseguían recursos también con el Gobierno nacional, hoy lamentablemente no se tienen esos recursos”, dijo el alcalde Jaramillo y advirtió que la alcaldía otorgará para logística y grupos folclóricos 1.700 millones de pesos.

Tampoco tenemos los patrocinios que conseguía la Corporación y será un esfuerzo mayor el que deba hacer el municipio”, agregó.

Como la Corporación Festival Folclórico carece de recursos e incluso su casa de la Pola está embargada, no puede participar en la licitación pero el expresidente y miembro actual de la Junta Directiva de la Corporación, Félix García, responsabilizó a la Administración de la difícil situación financiera de la entidad.

El alcalde se comprometió a colaborar, pero viendo los pliegos de la licitación en los cuales se piden mil millones en efectivo y la misma Secretaría que fue la culpable de la pérdida de los 400 millones de pesos, nos dieron el puntillazo final”, dijo Félix García y agregó que la casa de la Pola sería rematada el año entrante.

Germán Díaz, presidente de Fenalco Tolima, afirmó que por esta situación las fiestas están en riesgo.

La situación es crítica y, de no realizarse fiestas, los comerciantes tendrían enormes pérdidas económicas toda vez que en junio las ventas se disparan“, dijo Díaz.

También señalan que pudo haber desidia e indiferencia en algunos funcionarios de la Alcaldía que debieron prever la situación, dejando preparada la licitación antes de la entrada en vigencia de la Ley de Garantías.

Deja un comentario