¿Quién salvará a Gualanday de su peor crisis?

Gualanday. Foto: suministrada.

Nuevo trazado de la vía afectó a todo el comercio local.

El corregimiento de Gualanday, ubicado a un costado de la vía Ibagué – Espinal, ya no es el poblado de antes repleto de buses, tractomulas, camiones y vehículos particulares que paraban para degustar en sus restaurantes un desayuno, almuerzo o una comida.

Hoy es un poblado solitario pues los transportadores que viajan de Bogotá a Ibagué, así como a Cali y el occidente del país, no pasan por el poblado. Todos toman el viaducto – túnel de la cuchilla El Fraile que fue puesto en funcionamiento en noviembre de 2014.

Desde entonces, Gualanday se tornó solitario y hoy parece un pueblo fantasma ya que por allí solo pasan los vehículos que viajan de Ibagué a Bogotá pero ya ni paran a degustar la comida en sus restaurantes.

“Los almuerzos que preparamos ya no hay a quién vendérselos y eso tiene a unos 60 comerciantes en la olla”, señaló Ismael Quintero, dueño de un restaurante que, en épocas de vacas gordas vendía hasta dos millones de pesos diarios.

“Yo vendí las ollas, mesas y cucharas y estoy buscando para dónde irme con la familia pues el pueblito se quedó solitario, nadie nos visita”, dice Amanda, dueña de un modesto restaurante.

Las ventas del delicioso quesillo y salpicón de frutas con helado, también están de capa caída.

Años atrás vendíamos diariamente 500 mil pesos, hoy solo vendemos 100 mil”, dicen algunas vendedoras.

Lo cierto es que la reducción en ventas de comida y otros alimentos, es del 70 por ciento y esto los tiene sumidos en su peor crisis de toda la historia.

Por esa situación, la comunidad decidió realizar protestas a la espera de que la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y la Concesionaria San Rafael, que construyó el viaducto-túnel, se acuerden de los habitantes de Gualanday.

Lo peor de todo es que el año entrante la soledad será total pues la Concesionaria San Rafael está para terminar otro viaducto en el sentido Ibagué – Bogotá para disminuir los tiempos de desplazamiento y costos de operación de los vehículos.

Habitantes de Gualanday salieron a protestar en la vía esta semana.

“Cuando inauguren este nuevo viaducto quedáremos totalmente aislados pues nadie querrá pasar por este sector ya que le implica un mayor tiempo de desplazamiento de Ibagué a Bogotá o viceversa”, dijo Luis Felipe Vargas, quien ajustó 77 años y es el ciudadano de mayor edad allí.

Es muy triste porque antes de que inventaran la modernización de las carreteras, por Gualanday pasaban diariamente unos 10 mil vehículos y hoy no pasan ni 500”, dijo el ciudadano.

Otros habitantes señalaron que ni el gobierno nacional ni los alcaldes del municipio de Coello les han dado la mano.

Los alcaldes y políticos nos tienen en cuenta pero en elecciones“, afirmaron.

El corregimiento de 2.600 habitantes tiene un enorme potencial turístico por el paisaje y los bañaderos naturales de la quebrada Gualanday, pero ese sector necesita impulso e inversión.

Nuestra solución a la crisis en potenciar el turismo mejorando las condiciones de los bañaderos naturales, y esa es la tarea que le corresponde al gobierno y a la empresa que construyó los viaductos“, afirmaron sus habitantes.

Deja un comentario