¿Quién tiene la razón en disputa por el agua del sur de Ibagué?

Protesta de los habitantes del sur. Foto: tomada de Facebook.

Habitantes dicen que se llevan el líquido que pasará por el frente de sus casas. Ibal afirma que regresará el agua.

Desde hace dos semanas se ha levantado una polémica en la ciudad luego que se denunciara que fruto de las obras del Acueducto Complementario, al parecer se hizo una variación para que el agua no llegue directamente a los hogares de cien mil habitantes del sur de Ibagué, sino que ingrese a los tanques de la Pola, con un uso poco claro.

Esto sería una modificación a los diseños del año 2014, donde se contemplaba que la planta de tratamiento se construiría en la zona, para beneficio de los residentes del sector.

De hecho, esta semana hubo una protesta de un grueso de habitantes del sur que taponaron la vía de acceso a esa zona de la capital tolimense, exigiendo soluciones por parte de la Alcaldía.

Tan palmaria es la situación que los apartamentos que entregó el gobierno nacional, en la zona de El Tejar, se construyeron y desde hace varios meses tienen problemas de suministro de agua y disposición de residuos en el alcantarillado.

Y así ocurre en cientos de proyectos urbanísticos que se alzan en Ibagué, con licencias de construcción otorgadas en tiempo récord, sin que exista planeamiento sobre cómo les llegará el agua o de dónde saldrá la misma para los habitantes de esos conjuntos.

En la protesta se esta semana salió a ‘bailar’ hasta Mauricio Jaramillo, hermano del alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo, jefe del partido Liberal en el Tolima, y quien se ha dedicado en los últimos años a levantar y comercializar redituables proyectos de construcción en la ciudad.

Mauricio Jaramillo y uno de sus proyectos habitacionales. Diseño, A la luz Pública.

Esa es una forma de engañarnos. Nos dicen que el agua se la llevan y que luego nos la regresan. El agua corre de para abajo, nunca para arriba, eso es engañarnos. El agua va para donde el hermano del alcalde, el senador Jaramillo, que tiene hartos edificios y para allá es que va esa agua”, le dijo Eudoro Méndez, líder de los barrios del sur, al medio digital Cambio In.

Las obras del Acueducto Complementario, llevan sonando en la ciudad desde hace 23 años, pero tras varias administraciones y múltiples denuncias de corrupción y despilfarro de recursos, nada que llega a las comunidades menos favorecidas.

En ese sentido, el exalcalde de Ibagué, Rubén Darío Rodríguez, recordó que fue en su primera administración cuando se contrataron los primeros estudios para el acueducto alterno: “ahora que el alcalde de Ibagué y el gerente del Ibal pretenden adjudicarse el proyecto del acueducto complementario con fuente alterna para la ciudad de Ibagué, quiero recordarles a los ibaguereños y para la mala memoria de nuestros actuales gobernantes de la capital que el primer estudio del acueducto complementario fue contratado al finalizar mi primera administración, siendo gerente del Ibal el ya fallecido Heriberto Hernández, estudios que se tuvieron en cuenta por la Alcaldía de Álvaro Ramírez para llevar a cabo varias obras en el sector de Laureles.

Rubén Darío Rodríguez. Foto: tomada de Facebook.

Como quiera que no se continuaron las obras por las nuevas administraciones, cuando asumí por segunda vez la Alcaldía retomamos el proyecto, siendo gerente del Ibal Alfredo Bocanegra y asesor el doctor Alberto Girón y mediante oficio del 15 de agosto del 2006 radicado 4120-E1-74749 se remitió al Viceministerio de Agua y Saneamiento el proyecto el cual fue viabilizado y aprobado mediante comité técnico, en donde siendo presidente Álvaro Uribe y ministro de Ambiente Juan Lozano, se aprobaron aportes de la Nación, crédito de tasa compensada, Gobernación y del Ibal. Segun dicho comité técnico el proyecto se viabilizó mediante dos etapas: la primera incluía terminación de la bocatoma Cocora y desarenados, la cual se llevó a cabo en contratación adjudicada por el Ibal; construcción de línea de aducción en longitud de 25 kilómetros y diámetro de 36″; etapa I planta de tratamiento Boquerón, caudal 400 lps; construcción Planta Boquerón, tanque sur, tanque la Pola, construcción tanque Boquerón de 1.500 m3 de capacidad, construcción tanque S de 2.000 m3.

Además se compró por parte del Ibal el predio para la construcción de la planta de Boquerón. Ahora encuentro que lo que se aprobó inicialmente pretende ser modificado precisamente por quien funge como proyectista de lo aprobado. Nuestra administración terminó su periodo por lo tanto le correspondía a quienes nos sucedieron entre otros al actual alcalde continuar con el proyecto, pero lo que no puedo aceptar es que de mala fe y solo con propósitos políticos se pretenda desconocer la labor de quienes pensando en el futuro de Ibagué formulamos el proyecto ante el gobierno nacional”.

¿Qué dice el Ibal?

Los habitantes de los barrios del sur, con el proyecto contarán con la construcción del tanque sur que bombeará al tanque de Boquerón, agua potable.

En dos meses se aspira abrir la licitación para la Fase II que consiste en bajar el agua de la planta de la Pola hasta el tanque del sur, asegurando agua en los barrios del sur, haciendo una inversión, entre el Ministerio y el Ibal, de 14 mil millones de pesos. En el 2019 se tiene proyectado que las tres fases estén funcionando a favor del mejoramiento del servicio de agua en Ibagué”, dijo el Ibal en varios comunicados difundidos esta semana.

En el centro, Alberto Girón.

En el ojo del huracán también está el gerente del Ibal, Alberto Girón, a quien la Procuraduría y otras instancias indagan por irregularidades administrativas presuntamente cometidas en el ejercicio del cargo.

Le puede interesar: Alberto Girón, corrupción disimulada y en ascenso. 

La polémica también golpearía las pretensiones de Girón de presentarse a las elecciones de 2019, como candidato a la Alcaldía de Ibagué.

Deja un comentario