Sin categoría

Rafael Aguja Sanabria

aguja SanabriaLamentamos profundamente la decisión, aparentemente constitucional, del Procurador General de la Nación de destituir mediante la utilización, preferentemente, del proceso disciplinario al Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, promulgada en los últimos días.

Esta destitución contiene varios mensajes para el pueblo colombiano que no pueden pasarse por alto, entre otros, que la reinstitucionalización del Estado colombiano a todos los niveles de los entes territoriales es una empresa, hoy en día, prácticamente imposible porque los dueños particulares de nuestro país no lo permitirán y para ello utilizarán todos los medios, como en una especie de combinación de medios de lucha, contra quien pretenda hacerlo y que el sacrosanto principio de la propiedad privada sigue vigente bajo el enunciado de libre empresa e iniciativa particular.

Sin embargo, por fortuna, el pueblo colombiano tiene, hoy en día, herramientas jurídicas que puede y debe utilizar en defensa de sus derechos, como son los mecanismos de participación democrática consignados en el art. 103 de la Constitución Política y reglamentados deficientemente por la Ley 134 de 1994.

La recuperación del Estado para el pueblo colombiano ha sido y sigue siendo objetivo estratégico que nos ha costado incesantes luchas, algunas con resultados fallidos, pero que sigue vigente, porque vigente son las necesidades de urgente solución, como la paz, la convivencia social, la democracia participativa, la justicia y, en todo caso, la libertad.

El experimento de la alcaldía de Bogotá, ejercida por representantes del pueblo, nos está indicando que los dueños privados del Estado colombiano, no cederán tan fácilmente y no permitirán, por nada en el mundo, espacios democráticos para que el pueblo se exprese con libertad y ponga a su servicio la riqueza nacional para satisfacer sus necesidades y que el manejo de los recursos públicos deje de ser privilegio de unos pocos, porque la lucha sigue siendo la de quienes estamos por la democracia en contra de quienes persisten en que el país siga siendo patrimonio oligárquico de unos pocos y no de todos, gobernado por todos y para beneficios de todos.

Abogado, docente universitario.

Deja un comentario