Ratifican condena por masacre de campesinos en Cajamarca

Fotoilustración

Fotoilustración

La Corte Suprema de Justicia dejó en firme la condena de 40 años de prisión que deberán pagar dos militares por su responsabilidad en la denominada masacre de Cajamarca.

La masacre ocurrió la primera semana de 2003 en los sectores conocidos como Potosí, El Palomar y Semillas del Agua.

Al desestimar una demanda de casación interpuesta por la defensa, la Sala Penal de la Corte ratificó la condena impuesta en primera y segunda instancia en contra del cabo segundo Wilson Casallas Suescún y el soldado profesional Albeiro Pérez Duque, adscritos a la Compañía Búfalo del Batallón Rooke de la Sexta Brigada del Ejército.

Casallas Suescún y Pérez Duque fueron condenados por los delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir agravado, desaparición forzada agravada, tortura en persona protegida, secuestro extorsivo agravado, hurto calificado agravado y cohecho por dar u ofrecer.

De acuerdo con la investigación, loa uniformados son responsables de una incursión armada que supuestamente había sido perpetrada por paramilitares en la primera semana de noviembre de 2003 en la que fueron torturados y asesinados al menos cinco campesinos.

Dichos campesinos fueron retenidos por los uniformados bajo la excusa de que eran colaboradores de la guerrilla, los golpearon y los torturaron metiendo sus cabezas en una bolsa negra con jabón en polvo. Luego, fueron trasladados al sector de Semillas del Agua en donde, según el proceso, se escucharon varios disparos y una explosión en la que supuestamente fueron ‘dados de baja’ dos guerrilleros de las Farc.

Los hechos fueron denunciados por un sobreviviente que logró detallar que los militares que lo habían retenido y torturado tenían un distintivo militar de contraguerrilla.

Es de recordar que al año siguiente de la muerte de los campesinos, se presentó otra masacre en de Potosí donde perdieron la vida cinco jóvenes entre ellos un bebé de seis meses, hecho atribuido a una escuadra del batallón de contraguerrillas Pijaos, que les originó condena a siete de sus integrantes seis soldados y un cabo bajo cargos de homicidio agravado.