Recuperación económica de Colombia puede tomar entre dos y cinco años

Imagen de referencia.

Equipo de Investigaciones Económicas de Bancolombia indica que el proceso será relativamente corto.

La recuperación de la economía colombiana después de los choques sufridos en 2020 puede tomar entre dos años (en la perspectiva más optimista) y 5,2 años (en la perspectiva pesimista), con una extensión más probable de 3,1 años».

Esa es una de las conclusiones del equipo de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado de Bancolombia en su más reciente análisis sobre cómo avanza la reapertura del país en la nueva fase de coexistencia con el covid-19.

De acuerdo con los investigadores, a pesar de la reapertura, el estado actual la nuestra economía dista mucho del que se vivía antes del inicio de la pandemia.

«Si comparamos estas estimaciones con la duración promedio de las recuperaciones posteriores a las crisis económicas más relevantes desde el siglo XIX (8,3 años para todos los países analizados y 10 años solo para los países emergentes), podemos concluir que la recuperación que nos espera será relativamente corta», explican los analistas.

Con ese panorama, indican la recuperación que se presentó el país después de la recesión de finales de los noventa tardó ocho años. «Sin embargo, en esta oportunidad el proceso de volver al ingreso real por habitante de 2019 puede percibirse como muy prolongado, ya que la caída de este indicador se presentó en un lapso muy corto: visualizar que el terreno perdido en las semanas de la cuarentena más estricta tomará años en ganarse de nuevo puede resultar una perspectiva poco halagadora», precisan los investigadores.

Asimismo, sostienen que la contracción de 9,1 % del ingreso real per cápita presentado durante esta crisis no solo resulta mucho más pronunciada que el 5,2 % de la recesión de 1999, sino que incluso supera la mediana de las crisis analizadas por Reinhart y Rogoff, la cual es de 8,8 %.

«De lo arriba mencionado podemos concluir que, pese a que recibimos de manera positiva las señales más prometedoras de los indicadores anticipados de actividad de las últimas semanas, no podemos pensar que la recuperación de la economía se limita al momento en el que se constata que lo peor ha quedado atrás», sostienen.

Y agregan que la historia demuestra que las recuperaciones son procesos prolongados, compuestos por múltiples fases y en los que se requiere acumular una tendencia consistente de dinamización de la actividad productiva, la cual logre impactar de manera positiva la senda de ingreso por habitante.

«De este modo, las reaperturas que estamos implementando ahora y que han generado unos brotes de esperanza deben ser interpretadas como los primeros pasos de un camino que hasta ahora empezamos a recorrer y que tendrá altibajos, pero que eventualmente nos llevará a equiparar y luego superar el estándar de vida que teníamos antes de los primeros contagios de coronavirus», concluyen.

Con información: Portafolio, diario económico.

Deja un comentario