Resultados de elecciones presidenciales no son ‘endosables’ para las regionales

 

Catedral de Ibagué

Dirigentes y movimientos seguramente reclamarán la supremacía y el derecho a nominar candidatos en 2019.

El 12 de marzo, en Ibagué y varios municipios de Tolima, se escuchaba la especie según la cual “el gobernador Barreto había quedado con mucho poder”, luego que el movimiento del mandatario lograra retener la curul de Cámara de Representantes con Adriana Matiz, y llevar al Senado al representante Miguel Barreto. Pero el 27 de mayo, y tras la derrota de Germán Vargas Lleras, y los paupérrimos resultados obtenidos en el Tolima la percepción no fue la misma en los corrillos políticos.

Es decir, que con el triunfo del Centro Democrático e Iván Duque, algunos en el Tolima podrían quedar empoderados para reclamar su derecho a nominar u otorgar avales. Tampoco se desconoce que con presidente, los ministros del próximo gobierno, y una amplia bancada de senadores se puedan gestionar recursos y jalonar proyectos para la región.

Lo mismo podría predicarse de los resultados que obtuvo Petro en Ibagué, más de 80 mil votos, que tampoco pueden capitalizar los aliados locales del dirigente de izquierda.

Todos los procesos electorales son diferentes, en su mecánica, en la planificación de una campaña y en la manera de llegar al elector, quien a su vez decide en su fuero interno, si vota aupado por una maquinaria, seducido por el dinero u otro tipo de dádivas, o ejerce el derecho ciudadano en la modalidad de voto de opinión.

Por ello, aunque se ha dado la largada para los candidatos de 2019 en el ámbito regional, habrá que esperar y ser fiel al proverbio bíblico según el cual “cada día trae su afán”.

Deja un comentario