Revocatoria del mandato, el fantasma que no deja dormir a Luis H. Rodríguez

El alcalde Luis H. Rodríguez junto al exsenador Gabriel Camargo.

El alcalde Luis H. Rodríguez junto al exsenador Gabriel Camargo.

La presentación de 51.009 firmas de ciudadanos que apoyan la revocatoria del mandato del alcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez, es el anuncio de que este mandato político podría darse por primera vez en Tolima.

Nunca antes un proceso de esta naturaleza, promulgado en la Ley 741 de 2002, había llegado tan lejos y así lo demuestra la presentación de las firmas en la Registraduría.

La situación se le comienza a complicar al mandatario toda vez que el representante a la Cámara, Pierre García, está decidido a ir hasta las últimas con esta campaña para revocarle el mandato que obtuvo del pueblo en las elecciones del 2011.

“El alcalde no ha cumplido con lo que prometió en el plan de desarrollo, y como no cumple, el pueblo tiene el derecho de revocarle el mandato”, afirmó Pierre García.

Lo cierto es que solo se necesitaban 31.300 firmas de ciudadanos para avanzar con la revocatoria, pero las cuentas finales se elevaron a 51.009 firmas de ciudadanos de todos los barrios.

Tal como lo reveló Fernando Heredia, delegado del registrador nacional, estas firmas van ahora a revisión en la Registraduría Nacional del Estado Civil en Bogotá que tiene hasta dos meses para verificar su autenticidad y si hacen parte del censo electoral de Ibagué.

De resultar verídicas, a más tardar el 15 de enero la Registraduría haría el anuncio y esa entidad tendría 2 meses para convocar a votaciones.

Así las cosas, si el proceso avanza, en marzo la ciudad podría estar votando para decidir la suerte del alcalde Luis H. Rodríguez.

Heredia señala que para que las votaciones sean válidas, debe sufragar no menos del 55 por ciento de los votos válidos en las elecciones pasadas de alcaldía.

“Como la votación total de esa elección fue de 177.476 votos, tendrían que salir a votar en esta oportunidad 97.500 personas para que el proceso sea válido”, dijo Heredia.

Para que la revocatoria del mandato se apruebe, deben votar por el sí la mitad más uno, o sea 48.799.

De resultar adversas las votaciones al alcalde, como solo restarían unos meses para concluir su periodo, no se convoca a elecciones para escoger su posible reemplazo.

“Ya autorizado por el elector primario, el partido del alcalde le envía una terna al gobernador para que seleccione a la persona que habrá de terminar el periodo hasta el 31 de diciembre de 2015”, aseguró Heredia.

Se aclara que todo esto se daría en el hipotético de que los ciudadanos decidan revocar el mandato del Alcalde, pero si las votaciones no cumplen lo establecido por la ley, si los votos por el sí son menos de lo exigido por las normas, el alcalde Luis H. podrá concluir sin apremios su periodo de 4 años para el cual fue elegido.

Lo cierto es que la última palabra de este proceso, que no deja dormir al alcalde ni a su equipo de gobierno, la tienen los ciudadanos de Ibagué, que en últimas, son los que deciden.

Pese a todo, el alcalde no se queda quieto. En estos días gestionó más de 3.000 cupos de subsidios para el adulto mayor con lo que Ibagué llega al 100 por ciento en este programa dirigido a los más pobres.

También se le ve inaugurando obras de pavimentación en los barrios y visitando veredas para ganar adeptos y elevar su popularidad que ha estado caída desde el inicio de su mandato.