Rosmery Martínez, ¿candidata a la Gobernación?

Imagen: tomada de Facebook.

Jugada política para evitar que Barreto se lleve a los alcaldes de Cambio Radical.

Es lo que se conoció esta semana luego de una reunión a manteles de los viejos caciques de la política Emilio Martínez, Carlos García y Mauricio Jaramillo.

De allí surgió una candidatura de la exsenadora con el ánimo de jugar en una interpartidista con el candidato que salga del Centro Democrático y así, plantarle cara al aspirante de la Casa Barreto, Ricardo Orozco.

Con ello, el liberalismo se entregaría y no pondría de candidata a Olga Beatriz González a quien dejaron vestida y alborotada en la convención de febrero pasado y a la misma que el partido traicionó en marzo de 2018 cuando no le aparecieron los votos en el Tolima pese a haber aceitado con recursos la maquinaria roja y a todos los candidatos a la Cámara.

Y la jugada que sacaron de la manga los gamonales es impedir que el gobernador Oscar Barreto seduzca a los alcaldes de Cambio Radical, y a punta de contratos y dádivas logre que estos inclinen los votos de sus municipios hacia Ricardo Orozco.

Le puede interesar: Emilismo de capa caída. 

Hay que recordar que en 2015 fueron elegidos con aval de Cambio Radical los alcaldes de Honda, Líbano, Espinal, Ambalema y Guamo. Analistas de la política dicen que algunos alcaldes ya están del lado barretista y comprometidos, obviamente jugando debajo de la mesa pues no pueden exponerse a la Procuraduría, ni mucho menos a la ira y eventuales sanciones del partido que los avaló.

Última reunión de los jefes políticos de Tolima. Imagen: suministrada.

Pero habrá que ver la receptividad que tiene en el electorado el nombre de Rosmery Martínez, quien pasó por la Cámara y luego por el Senado, con más pena que gloria, plegándose a los gobiernos de turno, sin ejercer el control político necesario.

Además, en el gobierno Santos, Cambio Radical vivió una época dorada en materia de puestos y burocracia, al tener al jefe de la colectividad, Germán Vargas Lleras, en la vicepresidencia de la república.

Lo que más se recuerda de Rosmery Martínez, en el ámbito local y nacional, es la condecoración que hizo en el Legislativo al estilista Norberto, lo que le valió una andanada de críticas, memes y burlas en las redes sociales, así como en sectores de la opinión pública y de la prensa de Bogotá.

Es bien sabido que la estrategia, la plataforma, las componendas de la política y hasta el manejo del dinero, las realizaba siempre y ahora, el hermano de la dirigente, el excongresista Emilio Martínez Rosales.

Así están las cosas en la política tolimense: salen candidatos todos los días, pero suenan los mismos de siempre y la renovación en la manera y las formas de hacer una política diferente, no se asoman por ningún lado.

Deja un comentario