¿Saldrán Barreto y Osorio, limpios ante la Corte Suprema?

 

Fernando Osorio y Oscar Barreto. Foto: Colprensa

Un convenio en cuantía cercana a los 2.000 millones de pesos les complica la vida a un gobernador conservador y a otro exgobernador de cuna liberal.

Se trata del gobernador Óscar Barreto Quiroga que fue elegido con aval conservador y apoyo del Centro democrático, y de Fernando Osorio Cuenca que en su momento acaparó los votos liberales.

Los dos no la tienen fácil pues fueron acusados por la Fiscalía ante la Corte Suprema de Justicia, encargada de definir la suerte jurídica de los mandatarios y ex mandatarios.

El convenio Andrés Bello, que los enreda por un posible peculado de 2.000 millones de pesos, fue firmado en la gobernación de Fernando Osorio y Barreto, en su primera administración, decidió liquidarlo pese a las irregularidades que presentaba pues el objeto del contrato no fue cumplido a cabalidad.

Las posibles irregularidades, ocurridas entre 2007 y 2008, tienen que ver con la suscripción del convenio 336 para la dotación de infraestructura tecnológica con destino a instituciones educativas.

Barreto fue acusado de peculado por apropiación agravado, prevaricato por omisión y celebración de contratos sin cumplimiento de los requisitos legales.

Osorio fue acusado de los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado en cuantía de 1.300 millones de pesos. Barreto, por su parte, deberá explicar por qué liquidó ese convenio y no hizo efectivas las pólizas por lo que, en su caso, el peculado sería de 350 millones de pesos.

La Fiscalía considera que no se cumplieron los requisitos legales y que se habría permitido la apropiación de recursos de terceros. Además, señala que, cuando no se cumplió el objeto del convenio, las partes trataron de liquidarlo unilateralmente.

El caso había sido asumido en abril pasado por el Tribunal Superior de Bogotá que mantiene vigente una medida de aseguramiento en contra del exgobernador Fernando Osorio y le concedió el beneficio de casa por cárcel. En la misma audiencia, el magistrado que asumió el caso se abstuvo de dictar medida de aseguramiento en contra del gobernador Barreto y argumentó que los delitos ocurrieron en la administración del exgobernador Osorio.

Lo que viene para el 19 de octubre será la continuación de la audiencia de acusación.

Lo cierto es que los dos dirigentes políticos no la tienen fácil pues los magistrados en pleno de la Corte Suprema, a raíz de los escándalos de corrupción que invaden al país, han decidido endurecer sus posiciones y agilizar las decisiones.

Deja un comentario