¡Sálvese quien pueda!

Andrés Currea

El presidente Iván Duque, nuevamente da muestras de su incapacidad para gobernar y para enfrentar la pandemia en nuestro país. Sus contradicciones y malas decisiones podrán causar muchas muertes y contagios.

Recuerdo en el mes de marzo cuando vía decreto les arrebató a los alcaldes y gobernadores la potestad de tomar las decisiones en sus territorios para enfrentar la llegada del Covid-19. Ahora expide un nuevo decreto en el cual extiende el aislamiento obligatorio hasta el 31 de julio, pero en el mismo apertura nuevos sectores y amplía las excepciones para que más personas puedan salir. Estos timonazos en el manejo de la pandemia son altamente peligrosos, se contabilizarán con muertes y unidades de cuidados intensivos colapsadas de un frágil sistema de salud que ante una alta demanda de atención sucumbiría en pocos días.

Esta contradicción, delicada por demás, acaba con las medidas de aislamiento y obliga a que cada persona por su cuenta tome las medidas necesarias para protegerse de la enfermedad. No se desconoce que la economía tiene que empezar a moverse, debe reactivarse, pero gradualmente y con exigentes protocolos. Los expertos epidemiólogos afirman que junio y julio serán los meses de mayor crecimiento de la enfermedad, o sea, el pico de la pandemia, y es que las cifras de las últimas semanas así lo confirman, el promedio diario está por encima de los mil contagios y el de muertes crece preocupantemente. No hay que perder de vista que las pruebas también han aumentado.

Es inaudito que, ante las amargas experiencias de España e Italia, donde decisiones equivocadas causaron miles de muertes, el gobierno de Iván Duque, no acierte en la forma de restablecer la normalidad en el país, y tome el ejemplo de estos países para evitar que nos suceda algo peor. La necedad y el convertir las decisiones de vida en decisiones políticas son graves errores que deberá enfrentar Duque, sin escudarse en los mandatarios locales y regionales.

Definitivamente el gobierno nacional no fue capaz de garantizar el cuidado de la salud y de la vida de los colombianos, la responsabilidad es individual y cada quien debe velar por la protección de su entorno familiar. El problema no es que permitan abrir todos los sectores, el problema radicará sí las personas masivamente acuden a estos lugares y crean peligrosos focos de infección.

Por: Andrés Currea Hernández
Comunicador Social y Periodista

Deja un comentario