Se deteriora seguridad ciudadana en el sur del Tolima

Control policial en Chaparral, Tolima.

Con la salida de las Farc se disparó índice de delitos y afectaciones al medio ambiente.

Robos a plena luz del día, encapuchados que roban vehículos y despedazan reses para consumo o la venta de carne, extorsiones, y aumento de todo tipo de contravenciones es lo que se está viviendo en zonas como Chaparral, Gaitania y Planadas, que hasta hace algunos meses estuvieron bajo el control territorial y las ‘leyes’ de las Farc.

Cuesta creerlo pero en esas regiones olvidadas era la guerrilla la que garantizaba la convivencia y que la gente no se desbordara. Controlaban a los amigos de lo ajeno y a los consumidores de alucinógenos.

Ahora, la Policía tiene problemas para sellar establecimientos públicos en Planadas, que deben cerrar sus puertas a las 12 de la noche: los borrachitos no lo permiten y quieren seguir tomando, lo que los lleva a enfrentarse con la autoridad.

En el corregimiento de Las Hermosas en Chaparral, la situación no es muy diferente. “De noche se escuchan tiros de cazadores, cuando la guerrilla prohibía la caza. Lo mismo que se está tumbando monte en el páramo, en zonas protegidas, para meter ganado o gente rara que llega a colonizar. No hay control”, dijo un habitante de la región.

Parque Nacional Las Hermosas

En Chaparral también han aumentado las extorsiones. “Antes a los comerciantes les ponían cuota y uno sabía que eran las Farc. Pero ahora llaman apenas saben que se hacen negocios grandes o ventas de ganado y café. Es gente que lo conoce a uno”, dijo un mayorista de café de la zona.

Es claro que hace falta que la gente denuncie y que haya más presencia de las entidades del Estado, Fiscalía, Ejército y Policía, para que la seguridad en esas zonas marginadas del departamento no se vaya a deteriorar más de lo que ya está.

1 comment

  1. Disturbio

    Y ahora que dirá el pelagato de Milton Restrepo o el bobo litro de García las lumbreras del centro democrático.

Deja un comentario