¿Se extingue el jaramillismo?

Imagen: tomada de Twitter.

Guillermo Alfonso y Mauricio, los grandes derrotados de la jornada.

Ni el actual alcalde de Ibagué, ni el exsenador y jefe del partido Liberal en el Tolima, Mauricio Jaramillo, lograron coronar a sus candidatos respectivos, la Alcaldía de la capital, y a la Gobernación de Tolima, al quedar aplastados por la aplanadora del gobernador Oscar Barreto.

El alcalde se hundió con su candidato, el ingeniero Alberto Girón, quien no despertó simpatías, no creció en las encuestas, ni tampoco logró conectar con la base del electorado.

En el caso de Mauricio, su candidata, Rosmery Martínez, empezó tarde la campaña, contra un Ricardo Orozco que tenia tras de sí la maquinaria del movimiento del gobernador que le venía haciendo campaña desde hace rato.

Mauricio Jaramillo también perdió con la no consecución de la Alcaldía de Ibagué, en el intento que realizó el exconcejal Camilo Delgado.

Es probable que el jaramillismo pierda también la última cuota de poder de importancia que les queda: la dirección de Cortolima, en cabeza del liberal Jorge Enrique Cardoso, ya que se debe elegir su sucesor en los próximos días.

Se da por descontado que el gobernador Oscar Barreto pueda poner allí a uno de sus candidatos, que se inscribieron hace pocos días en el concurso abierto que se realiza.

¿El jaramillismo desaparecerá del panorama político de Ibagué y el Tolima?

Una pregunta que seguro se responderá en los próximos meses cuando los hermanos Jaramillo miren hacia el futuro y decidan si continúan en la brega proselitista o pasan definitivamente al retiro forzoso.

Deja un comentario