Se reduce el riesgo por caída de árboles en Ibagué

La temporada invernal ha dejado cerca de 50 mil afectados en el departamento del Tolima.

Lo anterior por fenómenos como crecientes súbitas, desbordamientos de fuentes hídricas, eventos de remoción en masa y caída de árboles sobre corredores viales; emergencias que han puesto a prueba la capacidad de atención y respuesta inmediata de organismos de socorro, autoridades municipales y departamentales, en donde Cortolima gracias a su Grupo de Gestión Integral del Riesgo y Cambio Climático ha trabajado decididamente en apoyar y brindar asesoramiento técnico a los 47 Municipios del Tolima.

Gestión ante la caída de árboles

Como administrador de los recursos naturales, Cortolima es la entidad encargada de autorizar el aprovechamiento forestal de los árboles que debido a su mal estado o ubicación pueden representar riesgo para la población y/o estructuras. En ese sentido, la Corporación suscribió un convenio con el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Ibagué para apoyar a los municipios en actividades silviculturales de árboles en riesgo ubicados en espacio público. A la fecha se han realizado 12 brigadas de evaluación, poda y/o tala de árboles en riesgo por solicitud de las Alcaldías de los Municipios de Ibagué, Coello, Rovira, Flandes y Líbano.

Por otra parte, el Grupo de Gestión del Riesgo de Cortolima también está de manera permanente presto a atender las solicitudes presentadas por la comunidad, es así como en lo corrido del año se ha dado respuesta y solución a más 250 peticiones de poda y/o tala de árboles, en 9 Municipios del Departamento como lo son Cajamarca, Espinal, Anzoátegui, San Luis, Valle de San Juan, Ortega, Honda, Líbano e Ibagué, este último donde se han atendido el mayor número de solicitudes tanto en zona rural como urbana de la ciudad.

¿Cómo identifica Cortolima los árboles en riesgo que requieren ser talados y/o podados?

Para determinar si un árbol está en riesgo y representa una amenaza para la población, infraestructuras o elementos expuestos, el equipo técnico y profesional de la Corporación realiza la evaluación detallada del árbol bajo 3 categorías. En primer lugar se evalúa su estado físico en el que se identifica si presenta raíces descubiertas, inclinación, ramificación excesiva, ramas secas, ramas en peligro de caída, anillamiento, socabamiento basal o podas previas antitécnicas, entre otras. Luego se valora su estado fitosanitario, es decir si está sano o presenta enfermedades, hongos, insectos o pudrición localizada o si se encuentra muerto en pie. Finalmente se observa su ubicación y conflictos por cercanía a postes, rejas, estructuras, interferencia con redes, peligro de volcamiento,  entre otros.

Al finalizar el estudio detallado de cada árbol, la Corporación autoriza su poda o tala a través de un “Permiso de Aprovechamiento Forestal de Árboles Aislados Que Generan Riesgo o Peligro”,  el cual es entregado al solicitante y debe ser presentado a las entidades que realizan las correspondientes actividades silviculturales como lo son las Alcaldías Municipales o la entidad a la que estas deleguen, y en el caso de la Ciudad de Ibagué,  al Grupo de Prevención y Atención de Desastres -Gpad-.

Comunidad y Cortolima

El apoyo de la comunidad en el reconocimiento de su entorno es fundamental para la identificación y el reporte oportuno de árboles en riesgo. Precisamente para empoderar a la comunidad en temas ambientales y de gestión integral del riesgo, la Corporación viene realizando diversas jornadas de sensibilización, capacitando no sólo a organismos de socorro municipales como la Defensa Civil, Cruz Roja, Bomberos Voluntarios y Consejos de Gestión del Riesgo, sino también a pobladores y líderes comunitarios sobre mecanismos de mitigación, reducción del riesgo y alertas tempranas.

Finalmente, gracias al acompañamiento de la comunidad, entes territoriales y  la gestión de Cortolima, se han intervenido más de 50  individuos arbóreos desde enero a la fecha en el Departamento del Tolima, lo que representa un avance significativo en la reducción del riesgo, la protección de infraestructura y bienes, pero sobre todo en salvaguardar  la vida e integridad física de los tolimenses.​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *