Si usted RECHAZA los abusos de Celsia y Alcanos, comparta esta columna, unámonos y actuemos

Imagen: El Nuevo Día.

Esta semana Celsia anunció con bombos y platillos que a finales de octubre reinicia los cortes de energía en Ibagué a los usuarios que no estén al día.

Por otra parte, Alcanos sigue cobrando abusivamente la reconexión del servicio por la no revisión de los contadores.

En cuanto a Celsia, inicio diciendo que nunca antes el servicio de luz ha estado tan malo en Ibagué. Usuarios reportan más de 300 cortes mensuales. Cada vez son más los electrodomésticos que se nos dañan. Para no mencionar que seguimos pagando el kilovatio más caro del país.

En Colombia las empresas prestadoras de servicios públicos no pueden suspender la luz, el gas domiciliario o el agua violando el debido proceso a los usuarios. Y es acá donde le recuerdo a todos nuestros ciudadanos lo siguiente:

Así como para sancionar un trabajador, un estudiante o un contribuyente de impuestos, tiene que ser adelantado un procedimiento sancionatorio, para suspender el servicio público domiciliario de agua, energía o gas, tiene que adelantarse un debido proceso previo, porque así lo ordena el artículo 29 de la Constitución Política.

Según la Corte Constitucional, en las sentencias T-761 de 2015 y la T-188 de 2018, si en un hogar vive un niño o niña, una madre gestante, madre lactante, un adulto mayor, o una persona en condición de discapacidad o una persona enferma, la empresa no puede suspender el servicio, aún cuando se adelante un procedimiento previo. Por el contrario la entidad debe dejar el servicio en el mínimo vital.

Acto seguido, el suscriptor o usuario debe celebrar un acuerdo de pago con la empresa para que le restablezcan el servicio no solo en el mínimo vital del consumo.

El mínimo vital de agua está fijado en 50 litros diarios de agua por persona.

El mínimo vital de energía eléctrica por hogar, está fijado así: “Si se trata de un hogar ubicado debajo de los mil (1000) metros sobre el nivel del mar, el Consumo de Subsistencia es de 173 kWh-mes y 130 kWh-mes para residencias establecidas en alturas iguales o superiores a 1.000 metros sobre el nivel del mar”.

El mínimo vital de gas no está regulado, por ello corresponde a la empresa de servicios públicos determinarlo, de acuerdo con las necesidades de cada hogar.

La suspensión del servicio entonces es una sanción o penalidad, en la que tiene que existir un debido proceso, previo a la suspensión, pero ninguna empresa de servicios públicos lo hace de esa manera.

Cuando la persona no paga, porque se le olvidó, o tiene alguna calamidad, se quedó sin empleo o tiene a un familiar enfermo, se volvió normal que las empresas corten el servicio sin mediar palabra, violando lo que establece la Constitución Política y la misma Corte Constitucional.

No queremos decir con esto que no haya que pagar el servicio. Hay que pagarlo. Pero los usuarios tienen el derecho de que si están en dificultades hacer un acuerdo de pago y las empresas no pueden cortar sin hacer ese debido proceso.

Hay que tener en cuenta que este ha sido un año muy difícil para todos los hogares con esta pandemia, sobre todo en materia económica.

Creo que a estas empresas les queda muy mal ahora venir a amenazar y acabar de agravar la situación social con los cortes inhumanos.

En cuanto a la reconexión de Alcanos, los usuarios pueden hacer las revisiones de sus contadores con otra empresa que esté autorizada, pero si demuestran la imposibilidad del pago de contado, Alcanos está en la obligación de financiarle y tampoco les puede cortar el servicio y menos cobrar reconexión si no hubo un debido proceso.

A todos los invito a unirnos, a crear la liga de usuarios de los servicios públicos para no dejarnos atropellar más. Próximamente hablaremos de otras perlas que incluyen a Interaseo, Ibagué Limpia y al mismo IBAL.

¿Pero, cómo hacer para que no le suspendan el servicio?

Si en el hogar vive alguna persona cobijada con la excepción de suspensión del servicio de las que hemos hablado acá, debe dirigir una petición a la empresa de servicios públicos justificando la imposibilidad de pagar de contado la factura o facturas y demostrando que vive una persona amparada con la excepción de suspensión. Por cortesía de mi amigo Joaquín Torres ‘El Rey de Las Tutelas’, les comparto acá, con el director Héctor Sánchez y Ondas de Ibagué, un derecho de petición que usted puede dirigir a estas empresas si se encuentra en las excepciones acá mencionadas para que no le corten el servicio. Y si se lo niegan, también les comparto el modelo del recurso de reposición. La consigna es pelear por lo justo y no dejarnos burlar nuestros derechos. Nos ponemos a disposición para ayudarlos en las reclamaciones. Denle compartir a esta columna y apunten mi número para apoyarlos: 310 8713698.

Por: Rubén Darío Correa Carvajal
Concejal de Ibagué.

1 comment

  1. Andrés

    Realmente es increíble ver cómo se habla del tema de servicios públicos sin conocer la legislación que rige a los mismos ( ley 142 de 1994 y Resoluciones CREG). Populismo en su máxima expresión! Hágame el favor, «el rey de las tutelas».

Deja un comentario