Siguen los nombramientos polémicos en el gobierno de Jaramillo

En el centro, Yolanda Corzo

En el centro, Yolanda Corzo. Foto: El Nuevo Día

Se anuncia la llegada de Yolanda Corzo a la dirección administrativa del Ibal.

La funcionaria viene de ocupar un cargo en el gabinete del exgobernador del Tolima, Luis Carlos Delgado Peñón. De hecho, se afirmaba que esa cuota le pertenecía al hoy alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

Yolanda Corzo, es la esposa de Nayid Salazar, un viejo alfil del movimiento de Jaramillo, quien en la pasada campaña a la Alcaldía mostró un destacado protagonismo al lado del hoy alcalde.

Dentro del círculo más cercano del exsecretario de Gobierno de Petro está Nayid Salazar, su jefe de campaña, tristemente célebre porque su nombre apareció en el carrusel de las megapensiones, con una asignación mensual de casi 20 millones de pesos. Salazar hizo parte de las huestes del exministro Alberto Santofimio Botero y desde esa época, hace más de 30 años, ya ocupaba cargos públicos, entre ellos el de secretario de Educación en varios periodos.

Además, en su estancia en la Gobernación, la señora Corzo otorgó un mullido contrato a la arquitecta Vilma Gómez (esposa de Guillermo Alfonso), el cual no estuvo exento de polémica, y que tuvo que ser defendido por el mismo Jaramillo con el argumento de que necesitaban ingresos (públicos) al tener a sus hijos residiendo en el exterior.

Por ello, este último nombramiento parece más una jugada de yo con yo, de pago de favores, de nula renovación, en las nunca sorprendentes movidas de la burocracia y el clientelismo de la capital tolimense.

Deja un comentario