Sistema de salud colombiano: un servicio entre fallas, aciertos y desafíos

Imagen de referencia.

El sistema de salud en Colombia avanza entre críticas y retos desafiantes. 

Si se compara el sistema de salud actual colombiano con el que existía hace unos 20 años, la mayoría de las voces dirían que la mejora es realmente significativa. Aunque todavía se ven los fallos de un sistema que ha logrado una cobertura superior al 90 por ciento, comentar los aciertos alcanzados y los desafíos a los que aún se enfrenta, resulta muy sencillo.

Antes de que se creara en 1993 la denominada Ley 100, las entidades encargadas de ofrecer el servicio de salud en Colombia eran el Seguro Social, Cajanal y Caprecom; tras ellos, las entidades del sector privado se incluyeron, creando las controvertidas Empresas Prestadoras de Salud (EPS). Aunque con este nuevo sistema se alcanzó una cobertura extraordinaria, las quejas sobre el acceso al servicio, oportunamente, no se han hecho esperar.

Las críticas al sistema de salud en cualquier país no resulta una sorpresa, sobre todo porque en el tema de la salud nunca se van a cubrir totalmente los requerimientos de todos los pacientes. Sin embargo, Colombia ha hecho esfuerzos notables en esta tarea que vale la pena mencionar.

Aciertos del sistema de salud en Colombia

Pese a las voces disidentes, el sistema actual de salud ha logrado una cobertura nunca antes alcanzada. Al menos un 97 por ciento de la población está cubierta gracias a las EPS que se otorgan en régimen contributivo (por pago de los ciudadanos al sistema) y por régimen subsidiado (por pago del estado), quienes también cuentan con el Sistema de Identificación para beneficiarios el (Sisben).

En fecha actual, hay unas 40 EPS en todo el país y los beneficiarios pueden consultar a qué entidad están inscritos, gracias a las consultas que pueden realizar en el portal RUAF, donde fácilmente los ciudadanos pueden conocer su estado de afiliación y su condición en el sistema.

Asimismo, los ciudadanos de ambos regímenes de EPS, también cuentan con un Plan Obligado de Salud, contando con un paquete más atractivo aquellos que pertenecen al régimen contributivo.

Descripción: Clínica León XIII, Servicios de urgencias. Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo.

Se ofrece una gran variedad de tratamientos con costes muy solidarios para todos los ciudadanos asegurados.

De igual manera, los beneficiarios tienen el Fosyga o Fondo de Solidaridad y Garantía del Sistema General de Seguridad en Salud en Colombia, que hasta el año 2018 era un ente dependiente del Ministerio de Salud y Protección Social, y que está a cargo de cuentas independientes como compensación interna del régimen contributivo, de solidaridad del régimen de subsidios en salud, del seguro de riesgos catastróficos y accidentes de tránsito, y de promoción de la salud.

Los ciudadanos pueden acceder al servicio a través de la consulta en el FOSYGA con tan sólo ingresar algunos datos de identificación. Allí es posible ver los datos que se refieren para los afiliados al Régimen Contributivo y el Régimen Subsidiado, de acuerdo con la última actualización y a la información suministrada por las EPS.

Fallas del sistema de salud colombiano

Aunque hay una cobertura bastante amplia de la población, la misma no se traduce en un acceso efectivo y oportuno a los servicios de salud. Según la Superintendencia Nacional de Salud de Colombia, las principales quejas de los usuarios del Sistema de Salud se relacionan con las demoras para acceder al área de urgencias, a las citas con los especialistas y a la entrega de fármacos.

Se cuenta con una gran demanda de pacientes con enfermedades crónicas, las 40 EPS cuentan al menos con 7 millones de pacientes, lo que equivale a 500 millones de consultas médicas al año; en ellas trabajan más de 200 mil profesionales y operan 1.500 hospitales. Pero esto se traduce en un número elevado de medicamentos solicitados de alto coste, lo cual se ha hecho muy difícil de cubrir oportunamente.

Desafíos del Sistema de Salud en Colombia

Uno de los grandes desafíos a los que no es ajeno el Sistema de Salud en Colombia, es al envejecimiento de la población, lo cual representa gastos superiores cada año.

Colombia debe prepararse para la llegada de nuevas tecnologías que no siempre darán los mejores resultados en salud.La preparación del talento humano también es un gran desafío para las entidades prestadoras de salud en Colombia.

No hay duda de los aciertos que ha alcanzado el Sistema de Salud en Colombia, pero tampoco se deben desconocer las fallas que aún predominan en su funcionamiento. El Sistema colombiano ocupó en el año 2000 el primer puesto en equidad, en cuanto a la contribución financiera y su desempeño, y ha obtenido un comportamiento destacable en comparación a los obtenidos en otros países, esto habla mucho más de avance que de atraso.

Deja un comentario