Somos infelices

Imagen de referencia.

Angustia, miedo, soledad, frustración, ambición, egoísmo, odio, envidia , rencor, adicciones, depresión, ansiedad………………………….. estados todos que como letras del abecedario del vivir construyen las frases ,es la narrativa de nuestras vidas, de nacimiento a muerte, con diferentes gamas de sucesos, colores del corazón , asombrosos organismos de experiencias hechos, ………la mayoría por no decir todos, sucesos desagradables, muchos aun mismo tiempo , muchos consecuente y consecutivos, formando cadenas y cadenas que cual grilletes de sangre y dolor nos atan al cuerpo de la sociedad, del grupo, de la cultura o civilización a la que pertenecemos.

El estar armónicos , serenos, inundados en una experiencia continua de permanente felicidad, autores como: Aristóteles, Heráclito, Epicuro, los estoicos, budistas, taoístas, confucionistas, cristianos, musulmanes, judíos, freudianos, marxistas y muchísimos mas, han planteado como suprema meta del ser dicha felicidad vivencial, lo cual hoy se asocia con una fantástica utopía, de imposible realización, que linda mas con la psicosis , con el delirio de poeta soñador y desequilibrado.

De igual manera los conceptos acerca de cultura y civilización, de los cuales muchos hay, desde el área antropológica a la filosófica, pasando por el económico, el sociológico, el místico, folklórico, psicológico, médico y más .

Con fines prácticos esbozo en este corto comentario , el planteado por la Unesco: » …la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o grupo social. Ella engloba , además de las artes y las letras, los modos de vida , los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores , las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre si mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernámoslos valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma consciencia de si mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones busca incansablemente nuevas significaciones y crea obras que lo trascienden ……………….».

Vemos que según este concepto de cultura , para implementar su funcionalidad que garantice la existencia del individuo y del grupo, se entendería que en los procesos formativos, educativos todo tipo de interrelación con el otro, según estudios y certezas «científicas» desde el vientre mismo, incluso sobre un sustrato genético previamente reforzado por el virtual ser, se ampliaría al ingresar a los centros educativos, con el acceso a la información que brinda los otros convivientes inmediatos o mediatos como los medios electrónicos ( radio- TV- computador – tablet – móviles , ) o escritos de prensa , revistas , libros y demás aunados a la publicidad y todas sus estrategias para vender y crear nuevas » consciencias » y necesidades .

Así una vez se existe, la cultura empieza a embeber a través de toda forma de comunicación la carne, el hueso, el alma misma del nuevo viviente, muchas de estas normas, por no decir todas, son contrarias a las normas naturales que el ser trae, por lo cual se desarrolla con encono, una batalla cruel, entre el individuo “puro”, natural y el individuo por educar, de ahí la aparición de tácticas, como el castigo , la gratificación , el estímulo positivo y montones de técnicas psicológicas para «formar un ser de bien», que haga eco a todas las normas preestablecidas, «crea» en todos los preconceptos y siga las metas que lo remontaran “al triunfo, al éxito, a la felicidad » .

Repito, dicho proceso de introyección de la cultura en el nuevo ser, batalla da contra lo innato en el ser. A manera de ejemplo algunas características innatas en el ser (lactante menor ,lactante mayor, preescolar ) diríamos : sinceridad , magnanimidad en lo simple, ternura ,desapego, sensibilidad fina, fantasía creadora, etc, etc, etc .

De todo este proceso, nacido, madurado el individuo socialmente bueno y aceptable, en creencias, costumbres y conductas, aparece al tiempo todo el conjunto de fenómenos anímicos nombrados inicialmente, se da el malestar permanente de la existencia.

Por todo ello, se podrá atribuir a la cultura donde inmerso se halla el individuo , el motivo de la infelicidad de cada individuo y el grupo ?

Hay un evidente mal-estar de los seres humanos, donde intestinas, oscuras, interrelaciones humanas mediante métodos perversos, con sobreabundancia de antivalores, la angustia, la ausencia de vida anímica o espiritual (como se le quiera llamar) consciente, con deterioro grave de la afectividad y marcado empobrecimiento de conceptos que valoricen objetivamente todo el entorno, llegando al extremo de no tener valor alguno la propia vida o ajena, y como razón única de la existencia el poseer todo lo «valioso » que su grupo da, arrancando lógicamente por el dinero.

De ahí que se pueda concluir : este estado permanente, continuo de infelicidad, de todos y cada uno de nosotros como individuos, es causado por nuestra cultura hoy en día planetaria, globalizada y en noosférico estado viviente.

Por: Rafael Antonio García Correa, médico.

Deja un comentario