Supuesto distanciamiento Barreto – Pinto: de mentirillas

Echaron a rodar la especie con miras a la campaña de la Gobernación de 2019.

Hace algunos meses sembraron en los medios la noticia según la cual Oscar Barreto y Mauricio Pinto estaban peleando, dizque porque el primero descubrió que el segundo le estaba haciendo ‘goles’ con contratos y burocracia, sacando tajada para enriquecerse.

A ese tenor se afirma que Mauricio Pinto controla, entre otras cuotas de poder, el hospital de Honda desde donde canaliza recursos de la salud a través de un gerente de bolsillo.

Pese a ello, Pinto sigue en campaña de la mano del congresista Miguel Barreto, visitando municipios y comunidades, lo que echaría por tierra la hipótesis del distanciamiento con la Casa Barreto.

Al gobernador no le conviene que se siga diciendo que Pinto es su candidato ya que se debe disimular por todos los medios el apoyo que se le brindaría desde la Gobernación, eso si Barreto logra terminar el periodo y no lo sacan del cargo sus variados y muy delicados procesos penales.

Pinto en una de sus correrías políticas

Barreto también le echó una mano a Pinto en enero de este año cuando logró, vía el lobista Saúl Cruz, que la Procuraduría reversara la sanción y destitución con la que cobijó al exsecretario de la gobernación por haber sido captado en video, en pleno ejercicio del cargo, haciéndole campaña a Carlos Edward Osorio para las elecciones de 2010.

Ambos dirigentes se conocieron y trabajaron amistad y negocios, en el año 2003, cuando Mauricio Pinto aspiraba al Concejo de Ibagué por el Nuevo Partido, y Barreto hacía campaña a la Alcaldía, y fue derrotado por el liberal Rubén Darío Rodríguez.

Todo parece indicar que siguen maquinando para que Barreto deje sucesor en el cargo. Lo mismo se afirma que el gobernador pondrá candidato a la Alcaldía de Ibagué, pero ese será tema para otra historia.

Deja un comentario