Tensión y nervios en la Gobernación por suerte de Barreto

Óscar Barreto

La suerte del gobernador está en las manos de un magistrado del Tribunal Superior de Bogotá que este martes decidirá si lo envía o no a la cárcel con medida de aseguramiento.

El caso ha acaparado la atención de los tolimenses toda vez que Barreto, un político de origen conservador que nació en el Cañón del Combeima, en Ibagué, podría llegar al ocaso de su carrera política si es enviado a la cárcel.

En los pasillos de la Gobernación y en las diversas dependencias reina la incertidumbre y el desconcierto entre los funcionarios pero algunos tienen confianza que la decisión favorecerá al mandatario.

Aquí todo está paralizado desde que la Fiscalía decidió remover el caso”, dijo un empleado del quinto piso, y agregó que “tenemos temor por lo que pueda pasar con nuestro gobernador”.

Inclusive funcionarios de alto rango, como los secretarios de Despacho, han permanecido callados y a la expectativa.

Yo vine a buscar al gobernador y a algunos secretarios de despacho pero no encontré a nadie”, afirmó un habitante de Chaparral y agregó que “nadie quiere que el gobernador termine enredado con la justicia”.

Secretarios como Ricardo Orozco, que a diario visita las emisoras para hablar de las obras del gobierno departamental, por estos días ha permanecido callado, en silencio, y lo mismo ocurre con Adriana Magaly Matiz y Olga Lucía Alfonso, tal vez las funcionarias de más confianza del gobernador.

Lo cierto es que Barreto no la tiene fácil pues la Fiscalía pidió para él, así como para el exgobernador Fernando Osorio, medida de aseguramiento intramural y la petición fue ratificada por la Procuraduría General de la Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *