No todo el gomezgallismo está de acuerdo con las alianzas

Luis Humberto Gómez Gallo (q.e.p.d.)

Luis Humberto Gómez Gallo (q.e.p.d.)

Líderes y militantes del movimiento no están conformes con la chipa que se hizo por la supuesta unidad del Tolima.

Y ven con malos ojos que los herederos de Luis Humberto Gómez Gallo, Gonzalo García, José Elver Hernández, Cielo Gallo y Rubén Gómez, hayan terminado aliados con los Jaramillo, Mauricio y Guillermo Alfonso.

Esto, porque señalan que Gómez Gallo nunca hubiese pactado con la Casa Jaramillo. En primer lugar, porque decía el fallecido exsenador, que Mauricio Jaramillo no cumplía con los pactos políticos ni la repartición de puestos y contratos cuando el líder Liberal coronaba alcaldías y Gobernación.

Y en segundo, porque con Guillermo Alfonso Jaramillo, Gómez Gallo estaba muy dolido. En el año 2006, y ambos con curul en el Senado, Jaramillo pidió la palabra en el Congreso para acusar a Luis Humberto de sus presuntos nexos con el narcotráfico y el paramilitarismo. Esa fue la génesis del proceso que desembocó en la Corte Suprema, y que terminó con la captura y condena de Gómez Gallo.

Jaramillo, también habló de un tema íntimo y de relaciones de pareja, donde involucraba a Cielo Gallo, la madre del exsenador.

Es célebre la anécdota en la plenaria, cuando estando Guillermo Alfonso Jaramillo, despachándose contra su paisano, le fue cortado el sonido por orden del entonces presidente del Senado, el huilense Hernán Andrade.

Los tiempos cambian y la política es dinámica y habrá que ver si los jefes locales del conservatismo le apostaron al caballo equivocado, o siguen tratando de mantenerse vigentes a cualquier costo en la política y la burocracia del departamento.