Tolima dio un sorbo doble ante Santa Fe

En Bogotá, Deportes Tolima deberá defender resultado

En Bogotá, Deportes Tolima deberá defender resultado

El Vinotinto y Oro doblegó a los ‘Cardenales’ en Ibagué, por la ida de la gran final de la Copa Postobón 2014, y dio un importante paso hacia el título.

Con un tanto de penal de Félix Noguera, y otro de ‘tijereta’ de Yimmi Chará, Deportes Tolima derrotó a Santa Fe en el estadio Manuel Murillo Toro por la ida de la finalísima de la Copa Postobón 2014, y sueña con levantar el trofeo el próximo miércoles en El Campín.

La lluvia intentó opacar la fiesta que previamente había engalanado al ‘Coloso de la 37’, por la alegría, el color y los cantos en las graderías. No obstante, con el pitazo inicial el agua mermó, y el fútbol se vivió en su máxima expresión, y no era para menos, ninguno quería ceder terreno en el primer ‘sorbo’.

Pero fue el local el que se quiso imponer de arranque. El Vinotinto y Oro fue una tromba. Salió a comerse al visitante, haciendo circular la pelota, y desbordando por los costados. Camilo Vargas rápidamente fue probado, y el meta respondió de buena manera.

Los primeros 20 minutos fueron de absoluto dominio de la ‘Tribu’. Pero de a poco la cancha mojada y el desgaste de las últimas semanas empezó a pasar factura, el ímpetu dejó de ser el mismo, y esto facilitó la intención de los ‘Cardenales’ de llevar con calma la confrontación.

En los 45 iniciales, Tolima jugó bien, hizo más que el contrario, aunque no le bastó para abrir el marcador, debido a que los dirigidos por Gustavo Costas se pararon sólidamente en la cancha, sin permitir espacios que los de la ‘Tierra Firme’ pudieran vulnerar.

Yimmi Chará fue en principio el hombre más incisivo, pero no logró sacar a relucir toda su picardía y velocidad; por un lado, a causa del aguacero que volvió a aparecer, y también porque la marca de los capitalinos fue extremadamente asfixiante.

Para la segunda mitad la situación no cambió. ‘El León’ aguantaba, sin preocuparse mucho por llegar a predios de Leonardo Burián, y el Tolima hacía todo a su alcance para tratar de poner el 1-0. Quería, pero no podía.

Pero a esa que llaman justicia divina se hizo presente. En un tiro de esquina en el minuto 78, José Julián De La Cuesta tomó por detrás y de la camiseta a Charles Monsalvo, el delantero cayó, y el juez decretó de inmediato el penal.

Félix Noguera, quien no había podido tener buena fortuna en la pelota quieta, sobre todo en los centros de costado, se tomó la confianza para patear, y no defraudó a los cerca de 20 mil hinchas presentes en el Murillo. Remate ajustado al palo, imposible de atajar a pesar de la estirada del tercer guardameta de la Selección Colombia.

Y el puntillazo final fue una joya. Invaluable. Y su creador no pudo ser otro que Yimmi Chará. Estando solitario, capitalizó un pase aéreo con una maniobra digna de un acróbata, la cual le puso la cereza a un pastel que todos en el Tolima esperan degustar el próximo miércoles en Bogotá, cuando se dispute la vuelta.

Copa Postobón – Ibagué