Tolimenses no quedaron con cuotas de importancia en el gobierno Duque

Foto: Ecos del Combeima.

Uribistas y otros movimientos esperaban tener amigos en los cargos del orden nacional.

Aunque sonó Francisco Mejía para ocupar la dirección del Banco Agrario, sus ilusiones se desvanecieron en el aire.

Y aunque en su momento uribistas y aliados del partido Conservador se regocijaron con el nombramiento de la hija del cacique azul Guillermo Angulo, en el Ministerio de Educación, lo cierto es que esta funcionaria obedece más a directrices nacionales (viene de laborar en la Alcaldía de Enrique Peñaloza) que tener una vana esperanza de que fije sus ojos en la provincia.

También se dijo en campaña, con cierto tono romántico, que Iván Duque tenía ancestro tolimense en su familia y que por ello iría a corresponder al momento de la repartición de la torta burocrática.

Y es que dirigentes del Centro Democrático y de los otros partidos esperaban tener amigos en el alto gobierno para jalonar contratos y puestos, llevar amigos allí y tratar de direccionar esos apoyos a la campaña regional de 2019, que arrancó hace varias semanas.

No es el caso de tolimenses que desde hace rato están en el curubito del uribismo: el exmagistrado Mauricio González Cuervo; o el exministro de Agricultura Carlos Gustavo Cano, y que seguramente seguirán en Bogotá con escaso o nulo interés en lo que pueda suceder en la patria chica del Tolima.

Se habla que Gustavo Ramos Arjona estaría haciendo lobby a fin de obtener cargos para sus hijos y/o relacionados; al igual que se habla de un puesto de importancia en el Ministerio de la Defensa, para el general ibaguereño Leonardo Barrero. Ambos, son muy cercanos al expresidente Álvaro Uribe.

De igual manera se afirma que dirigentes locales como Carlos Edward Osorio, Emilio Martínez, o el mismo gobernador Oscar Barreto, y que llegaron de últimos a la campaña de Duque, tendrán que hacer fila y llenarse de paciencia a la hora de centrar sus expectativas en un cargo o llevar a algún amigo hacia el gobierno nacional.

También es cierto que el gobierno Duque hasta ahora arranca y que en los próximos cuatro años podrían llamar a un tolimense a las altas esferas y así recompensar el anhelo de muchos de tener amigos en la burocracia y empezar a construir grupos y estructuras que jalonen hacia lo regional.

3 comments

  1. Luis

    En Ibagué todavía prima la idea de la vieja politica. Esperar puestos burocráticos para sus caciques políticos, quienes sólo han hecho quedar mal a la región ccuando les han dado oportunidad.

  2. Armando Polanco Cuartas

    La mirada de A La Luz Publica es decente como deben ser los seres humanos. Felicitaciones!

Deja un comentario