Tres fiscales y 20 investigadores esclarecen muerte de Sarita

Pareja de esposos responderá por la muerte y vejámenes cometidos con la pequeña.

Tres fiscales, así como expertos de Policía Judicial del Tolima y hasta un equipo de perfilación criminal enviado por la Dirección General de la Policía con el único objetivo de encontrar evidencias que comprometan a los responsables del crimen de Sara Yolima Salazar, la niña de tres años asesinada en Armero-Guayabal.

“Este equipo desarrolló técnicas de perfilación criminal que permiten acercarse a los responsables, pero también tomó muestras de patología y genética forense”, afirmó el coronel Jorge Esguerra, comandante de la Policía Tolima, y agregó que la investigación no ha terminado ya que se trabaja en la recolección de nuevos elementos probatorios para establecer si otras personas están vinculadas en este caso que conmueve al país.

Al menos 30 hombres de la Policía del Tolima participaron en la captura de los esposos Ángela Yohanna Guerra Urueña y Edilberto Rojas Torres, presuntos responsables del asesinato de la niña.

El operativo, que se cumplió en la zona urbana de Armero-Guayabal (Tolima) comenzó desde tempranas horas una vez el Juzgado Séptimo de Control de Garantías expidió las órdenes de captura solicitadas en audiencia por la Fiscalía y con base en evidencias que comprometen seriamente a la pareja.

Sin sospechar nada y por insinuación de algunas personas que les propusieron salir de su casa, los esposos visitaron la Estación de Policía de Armero-Guayabal donde al instante les comunicaron que en su contra existían órdenes de captura por su presunta participación en los hechos que envolvieron la muerte de la menor.

“Los montaron en una camioneta de la Policía y los trasladaron a Ibagué”, afirmó un ciudadano que presenció el procedimiento.

“Armero está muy dolido por lo que pasó con la niña Sarita”, dijo el testigo.

Los esposos vivían primero en una humilde casa de la vereda La Joya, donde las autoridades creen que se presentó el abuso sexual y maltrato contra la menor. Tras su muerte se trasladaron a un barrio de Armero donde habían permanecido estos últimos días e incluso Ángela Yohanna concedió entrevistas a medios de comunicación señalando que “soy inocente”.

Para llegar a estas dos personas fue necesario un trabajo de 12 días realizado por un equipo de investigadores que se dedicó de lleno a esclarecer el abuso sexual y posterior asesinato de Sara Yolima Salazar Palacios, quien residía junto a sus padrinos desde hace un año luego que su madre, Ruth Salazar, la dejara a su cargo por carecer de medios económicos para su sustento.

Del equipo investigador hacen parte 3 fiscales, así como expertos de Policía Judicial del Tolima y hasta un equipo de perfilación criminal enviado por la Dirección General de la Policía con el único objetivo de encontrar evidencias que comprometan a los responsables. De este trabajo también hicieron parte peritos forenses de Medicina Legal y expertos en criminalística del CTI de la Fiscalía.

“Este equipo desarrolló técnicas de perfilación criminal que permiten acercarse a los responsables, pero también tomó muestras de patología y genética forense”, afirmó el coronel Jorge Esguerra, comandante de la Policía Tolima, y agregó que la investigación no ha terminado ya que se trabaja en la recolección de nuevos elementos probatorios para establecer si otras personas están vinculadas en este caso que conmueve al país.

A la madrina de la niña la fiscalía le imputará en audiencia los delitos de homicidio agravado, tortura agravada y acceso carnal violento agravado, mientras que a su esposo le imputarán tortura agravada.

El delito de acceso carnal se le imputa a la madrina por ser la garante de los derechos de la menor.

En Armero muchos celebraron las capturas y señalaron que “ojalá les den la pena máxima de 60 años de cárcel”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *