Tutela obliga a colocar mallas para frenar muertes de internos en cárcel Picaleña

Son preocupantes la cifras de muertos y heridos por caídas

Son preocupantes la cifras de muertos y heridos por caídas

El Juzgado Tercero de Familia de Ibagué, falló una tutela contra el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

El Juzgado lo obliga a colocar mallas de seguridad en pabellones de la penitenciaría Picaleña, para evitar que se sigan presentando más muertes de los reclusos.

De las partes altas, llamadas ‘trampolín de la muerte’, han caído al vacío 5 internos y todos han perdido la vida.

Todos sufren golpes y fracturas en sus cuerpos.

Algunas víctimas son Jhon Jairo Benavidez González, Diego Fernando Rojas López y Omar Sánchez Díaz. Otros, como Vianey Arias y Óscar Soley Ramírez, terminaron heridos de gravedad.

Miguel Ángel Aguiar, Defensor del Pueblo en Tolima, afirmó que el Juzgado le dio al Inpec un plazo de 48 horas para instalar las barreras de seguridad.

“Este año ha habido 5 muertos”, afirmó el Defensor, y agregó que “no sabemos si se debe a accidentes o si son empujados”.

El Personero de Ibagué, Isaac Vargas, cree que las muertes de los reclusos se podrían presentar por el hacinamiento en un centro carcelario con capacidad para 4.600 internos pero que alberga a 6.220.

Jhon Jairo Benavidez González, de 26 años de edad, murió el 11 de abril y a su madre, Gloria González, le dijeron que se trataba de un suicidio, pero ella no creyó esa versión: “ni suicidio, ni accidente, mi hijo no tenía ningún motivo para quitarse la vida”, afirmó la mujer.

Diego Fernando Rojas López, que pagaba condena por terrorismo, también murió a mediados de abril en las mismas circunstancias.

Por las denuncias, el Inpec dispuso de 250 millones de pesos para la instalación de 2.500 metros cuadrados de mallas de seguridad en los pabellones de la parte antigua del centro penitenciario.