¿Una coalición para el cambio?

Foto: El Nuevo Día.

Dirigentes arman ‘chipa’ con miras a la Alcaldía de Ibagué.

En la imagen, y al calor de un café se sentaron los conocidos dirigentes:

William Rosas: presidente del Concejo, con militancia en el partido Verde, ha pasado por la Corporación quizá cogobernando con los últimos alcaldes de la ciudad, sin hacerles demasiada oposición. Accedió al Cabildo con un nicho fuerte de empleados del sector bancario de Ibagué, en donde Rosas hizo parte de la dirigencia sindical.

Camilo Delgado: el joven abogado liberal accedió al Concejo luego de ser director de Espacio Público en el mandato de Jesús María Botero. Ha impulsado las causas ambientalistas y el uso de la bicicleta en espacios citadinos. Ejerce la docencia universitaria. Pero también ha sido cooptado por las cuotas y contratos que disfrutan amigos y relacionados, en esta y en anteriores administraciones. Fue artífice, como presidente del Cabildo en 2016, del nombramiento de un personero y contralor que estaban inhabilitados y cuyo efecto colateral tiene a 16 concejales a punto de ser sancionados y con el antecedente disciplinario para no poder presentarse en los comicios de 2019.

Jaime Eduardo Reyes: fue concejal de Ibagué, en el periodo de la exalcaldesa Carmen Inés Cruz y ocupó por algún tiempo la oficina de Parques y Zonas Verdes de la Alcaldía, durante el mandato de Álvaro Ramírez (1995 -1997). Ha sido candidato a la Gobernación por el partido Verde, en los comicios de 2015. De unos años para acá ha cultivado una imagen de académico respetable y orienta cátedra en la Universidad de Ibagué. Suena como candidato a la Alcaldía, y tiene el respaldo de algunos empresarios, directivos de la Cámara de Comercio, entre otros. Es muy cercano a la nueva vicepresidente de Colombia, Martha Lucía Ramírez.

Rodrigo Páez: con militancia de toda la vida en la rancia dirigencia del partido Liberal y del sector jaramillista que lo ha llevado por cargos como la secretaría de Gobierno de Ibagué, durante la segunda Alcaldía de Rubén Darío Rodríguez, donde aún se recuerdan sus líos con una camioneta nueva destrozada en un accidente. En ese mandato (2004 – 2007) también estuvo en la Secretaría de Tránsito y en la gerencia del Ibal.

Páez fue nombrado en la administración departamental de Luis Carlos Delgado (2012 -2015), y promovió a un ahijado suyo, Carlos Andrés Castro, quien alcanzó una curul en el Concejo de Ibagué, en la lista del liberalismo en las últimas elecciones regionales. Su exesposa, Carmen Sofía Bonilla, al igual que Páez, con Ph.D. en burocracia: fue dos veces directora de Cortolima y en la actualidad tiene un cargo público en el Distrito de Bogotá.

Los ibaguereños deben analizar esta y otras propuestas, para que en 2019 sepan elegir a sus próximos gobernantes, y que la región salga definitivamente del atraso en el que están sumidos, Ibagué y el Tolima, desde hace décadas.

2 comments

  1. ROQUE

    HAY QUE CONOCER CADA PERSONA QUE SE ELIGE , PARA GARANTIZAR DESEMPEÑO EFICAZ EN FUNCIÓN DE PROYECTOS QUE SOLUCIONEN LAS NECESIDADES DE LA MAYORÍA , CON HONRADEZ , . CON ÉTICA , CON MÍSTICA , CON SINCERIDAD Y DEMÁS VIRTUDES QUE CADA CUAL QUERA VER .
    PARA ELLO SABER QUIEN ES COMO PERSONA , COMO PROFESIONAL , QUE HA HECHO EN SU VIDA PRIVADA Y PUBLICA , NO OLVIDEN ” POR SUS OBRAS LOS CONOCERÉIS “

Deja un comentario