¿Uribista el oriente tolimense?

Julián Betancourt

Con las elecciones presidenciales el departamento del Tolima al unísono, apoyó al candidato del Centro Democrático (CD) Iván Duque, con la no despreciable suma de 379.766 votos, mientras que al candidato Gustavo Petro solo le alcanzo para 174.655 votos, de esta manera se impuso el uribismo a lo largo y ancho del departamento.

Al comparar las cifras de la primera vuelta en la cual Iván Duque solo obtuvo 284.138 votos con la última votación, se puede determinar que obtuvo un aumento de 95.628 votos, con respecto a Gustavo Petro quien solo subió 79.197 votos, cifras que obedecen a las adiciones políticas después de la primera vuelta en la cual los partidos tradicionales decidieron apoyar al CD, y algunos grupos políticos de Centro se fueron por la opción de Gustavo Petro.

Pues bien, el oriente tolimense no fue ajeno al resultado departamental, en los municipios de este territorio, Cunday, Carmen de Apicalá, Melgar, Icononzo y Villarrica los electores también decidieron apoyar a Iván Duque y con ello al Centro Democrático.

En municipios como Melgar Iván Duque saco 12.347 votos contra 3.154 votos de Petro, una cifra bastante amplia, y la cual algunos líderes políticos locales saldrán a atribuirse: podría ser el caso de Gentil Gómez Oliveros quien desde el inicio expresó su apoyo a la campaña del candidato del Centro Democrático; sin embargo pensar que la victoria de Iván Duque en este municipio obedece a su apoyo sería algo ingenuo si se tiene en cuenta los resultados obtenidos en las pasadas elecciones parlamentarias donde Gómez, no obtuvo mayor votación a favor de su candidato Jaime Yepes; también está Villarrica, donde Iván Duque arrasó con 2.121 votos mientras que Gustavo Petro solo sacó 403, predecible si tenemos en cuenta que esta población tolimense fue bastante flagelada por la precariedad de la guerra, y ven en el uribismo y su líder Álvaro Uribe, el mesías que los sacó de ella. Paradójico pero es lo que sienten la mayoría de sus habitantes cuando en lo poco o mucho que saben de política y de la historia de su país tienen algo claro y tal vez con ello morirán: “Uribe fue el único presidente que sacó la guerrilla de estas tierras, los guerrilleros nos quemaron el pueblo, cómo se le ocurre que vamos a votar por un guerrillero”.

Por otro lado está el municipio de Icononzo en el cual también se impuso el uribismo, con 2.500 votos a favor, mientras que el candidato de la Colombia Humana obtuvo 1.824, esta última votación a tener en cuenta para una próxima campaña presidencial, pues de los municipios que componen el “llamado balcón del oriente del Tolima”, de acuerdo al número de personas habilitadas para votar este municipio sacó el promedio más alto en votación a favor del candidato de izquierda, seguido del Carmen de Apicalá donde Gustavo Petro obtuvo 1.213 votos contra 3.954 de Duque; y Cunday con 639 para la izquierda y 3.180 para el Centro Democrático.

Así las cosas, aunque en estos tres municipios se impuso Iván Duque se denota un crecimiento importante por las ideas y propuestas del candidato Gustavo Petro, crecimiento que dependerá de ahora en adelante en gran medida del gobierno que ejecute el elegido presidente Iván Duque, común denominador que no solo ocasionará el crecimiento de la izquierda en este rincón del oriente tolimense, sino que será a lo largo y ancho del país, como quien dice, si Duque no cumple las expectativas abrirá paso para que el próximo gobierno o sea de izquierda o sea de centro.

Así los resultados algunos dijeron, el Tolima es uribista, podríamos decir entonces el oriente tolimense es uribista. Sin embargo, son categóricos en que de una u otra forma resultan apresurados, pues se debe tener en cuenta que las campañas políticas obedecen a un momento coyuntural, y que ninguna se parece a la otra. Es diferente una campaña parlamentaria a la presidencial, de lo contrario en municipios como Cunday en las pasadas elecciones parlamentarias, se hubiera impuesto el Centro Democrático que a pesar de sacar buena votación no logró ganarle al partido Liberal que sacó una amplia votación, inclusive por encima del partido Conservador, cuya tradición marca la historia política cundayence. Para entonces hubiéramos dicho que Cunday es liberal, pero en el contexto político actual estas categorías son erróneas.

Lo que aquí se puede confirmar una vez más es que la sola figura del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez es pilar fundamental para captar la intención del votante en el oriente tolimense, y solo basta “el que les diga Uribe”, como sucede en la mayoría de territorios afectados por el conflicto, siendo este un lineamiento generalizado a lo largo y ancho del país desde hace 18 años, lineamiento que continuará hasta tanto las heridas que dejó la guerra no sanen y se olviden, equivocados o no, de que Uribe les devolvió la tranquilidad.

Mientras tanto, los electores de Cunday, Carmen de Apicalá, Melgar e Icononzo seguirán con la misma voz de sus hermanos de Villarrica: “Uribe fue el único presidente que sacó la guerrilla de estas tierras, los guerrilleros nos quemaron el pueblo, cómo se le ocurre que vamos a votar por un guerrillero”.

Solo resta esperar el trasegar del nuevo gobierno que para bien o para mal encaminara el futuro de cundayences, vilarriquences, melgarenses, carmelitanos e icononzunos, del pueblo tolimense y del pueblo colombiano que haciendo uso de nuestra frágil pero larga democracia se ha pronunciado ya en las urnas.

Por: Julián Enrique Betancourt Nieto,
Estudiante Ciencia Política Universidad del Tolima

Deja un comentario