¿Va a disfrazar a su hijo en Halloween?

Conozca la historia de esta tradición.

El 31 de octubre de cada año, niños, jóvenes salen a pedir dulces con diversos disfraces; los adultos por su parte festejan en discotecas y sitios privados.

¿Pero de dónde salió esta tradición que se convirtió en una costumbre mundial que se celebra en varias partes del mundo?

Su historia

El origen de la fiesta de Halloween se remonta a las Celtas de las Islas Británicas, Escandinavas y Europa Occidental donde en la noche de Samhain apagaban las luces y esperaban que la muerte no tocara a sus puertas.

En esta noche, los espíritus vagaban por este mundo buscando poseer a los vivos; de manera que los habitantes vestían de forma fúnebre para no llamar la atención de los muertos.

Respecto de los dulces de este día, la historia se pone un poco más siniestra y se debe a la persecución de los protestantes contra los católicos en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII.

La llegada a los Estados Unidos estuvo a mano de los irlandeses que llegaron al país en búsqueda de nuevas oportunidades de vida. Importaron su tradición que se combinó con la de los habitantes del nuevo continente quienes incorporaron las máscaras y los disfraces en aquellos rituales como una forma de espantar a los espíritus malignos.

Luego, los niños adoptaron la costumbre de visitar las casa, como lo hace Jack O´Lantern, personaje de una leyenda irlandesa que luego de pelear con el diablo tuvo que vagar para siempre por el limbo y cada año regresa a la Tierra tocando casa por casa diciendo “trick or treat” (truco o trato). Aunque en este caso los niños no piden tributos sino dulces y si no les dan realizan travesuras.

 Es diferente en cada país

Después de asentarse en Estados Unidos, el Halloween viajó a otras latitudes. Por ejemplo, en Hong Kong las personas queman fotos de dinero o comida para que estos lleguen al mundo de los espíritus y no molesten a los vivos. En Colombia se canta el Triqui triqui Halloween o el “Quiero paz quiero amor…”.

Sin embargo, en otros países como Rusia la iglesia ortodoxa no ve con buenos ojos esta costumbre y pide a su pueblo evitar la celebración, tanto que se ha hecho prohibido en varias escuelas y colegios donde anteriormente los niños lo celebraban con sus profesores.

 

Deja un comentario