Votaré en blanco

Alex_Correa

Alexander Correa

He aquí mis razones para no sufragar por ningún candidato a la Cámara de Representantes, ni por el Senado, en el Tolima:

Porque las propuestas serias, ejecutables a mediano y largo plazo, brillaron por su ausencia.

Porque los políticos siguen rodeándose de personas cuestionadas y condenadas con tal de sumar votos.

Porque famiempresas electorales siguen moviendo dinero en rama para comprar conciencias de electores, líderes y periodistas.

Porque los medios, en especial la radio, nos muestran una versión rosa de los candidatos, cuando en realidad son todo lo contrario: mezquinos, puesteros, avaros, ladinos.

Porque siguen recomendando ahijados y contratistas en lo público, para que en campaña les devuelvan el favor, con dinero, reuniones, y la consecución de más adeptos.

Porque en el cierre de la ley de garantías vi al candidato del “No a La Colosa”, correr con treinta hojas de vida para el Distrito de Bogotá. Las alcanzó a meter. Lo mismo ocurrió con Martha Villarreal, esposa de Rubén Darío Rodríguez, cuadrando contratos de última hora en la oficina del secretario de Gobierno de Ibagué William Castro.

Porque la candidata liberal que dice cuidar el medio ambiente, y haber luchado por él cuando estuvo en lo público, afirma rechazar el maltrato a la mujer, pero tiene un familiar que hace exactamente lo contrario, con miserable violencia de género.

Porque una vez con la curul, los representantes se dedican a engrosar su patrimonio, a veces de una manera poco clara: la Torre Empresarial de Carlos Edward Osorio, en la calle 11 con Quinta.

Porque en el Congreso, los veteranos buscarán reliquidar su pensión. O hacer pensionar favorablemente a familiares y allegados: léase el caso de Alfredo Bocanegra, denunciado en varios informes por La Silla Vacía.

Porque los cuestionados exalcaldes de Ibagué Jorge Tulio Rodríguez y Jesús María Botero, siguen promoviendo candidatos desde los subterfugios.

Porque la Unión Patriótica, teniendo como presidente al ‘renovado’ Alirio Urrego, apoyó en el pasado, en público y en privado, al otrora gamonal Alberto Santofimio.

Porque aunque en el Polo hay gente interesante y luchadora apoyando a Nubia Russi, detrás está la dirigencia local que busca pelechar y negociar con el caudal del partido, una vez pasen las elecciones.

Porque los políticos no promocionan nuevos liderazgos y prefieren nominar a parientes y personas manejables o chantajeables que no los traicionen.

Porque muchos candidatos siendo abogados, violaron la ley al instalar vallas y publicidad en sitios no permitidos.

Porque en Ibagué el voto de opinión sigue siendo una utopía lejana.

Porque la Registraduría la siguen manejando Carlos Ariel Sánchez, y sus socios de Purificación.

Porque no me convencieron la falsa modestia de Guillermo Santos; ni el arribismo estrato doce de Juan Mario Laserna.

Porque siendo anticlerical y agnóstico, rechazo la sugerencia del cardenal Salazar que le dice a su rebaño que votar en blanco es pecado, entrometiéndose en la jurisdicción civil, como si Colombia no fuese un Estado laico, es decir, separado de la iglesia. ¡Y censuran al Mira! Eso esperaría uno en el Irán de los ayatolas.

Porque esta vez, y según las confiables encuestas, un voto sí puede hacer la diferencia: el voto en blanco señores.

Por: Alexander Correa C., contador público, periodista, autor.

Deja un comentario