Vuelve y juega

YEMMIL_ARMANDO

Deportes Tolima vuelve a clasificarse, de manera anticipada, a las semifinales del fútbol colombiano, pero como suele suceder, cuando se avecina ésta instancia, aparece algo extra deportivo que enloda y desilusiona a la hinchada. Ahora el presidente del equipo dejó entrever que la situación financiera no es la mejor. Cuesta creerle, nadie le cree, sus palabras no causan alguna reacción a favor, por el contrario generan más resentimiento y animadversión.

Quién conoce la real situación financiera de la institución?, nadie, solo Gabriel Camargo. Ahora recuerdo que cuando hizo las transferencias de Marrugo y Bolívar afirmó que el equipo tenía asegurado, por lo menos el 2013, en la parte financiera. Por eso ahora nos preguntamos: dónde está ese dinero?, y cabe otra pregunta: ¿será cierto que los traspasos costaron UN MILLÓN QUINIENTOS SESENTA MIL DÓLARES, cada uno?, como lo hizo ver en una entrevista concedida a EL NUEVO DÍA, ¿será que Gustavo Bolívar costó lo mismo que Marrugo?. Si esas cifras son ciertas (solo lo sabe Camargo), a las cuentas bancarias de Tolima ó Camargo entraron más de 5 mil seiscientos millones de pesos, a eso le sumamos los 800 millones de Bavaria y los 350 pesos por botella de aguardiente Tapa Roja. Además de Drogas Copifam, Mercacentro y Multicentro.

Por qué Gabriel Camargo siempre se queja de la situación económica del equipo y nunca convoca a los medios para decir que el equipo tiene superávit, que el equipo tuvo ganancias, porque yo no creo que, en todos los años que lleva el dirigente boyacense en el Tolima, haya tenido siempre pérdidas o déficit monetario, me cuesta creerlo.

Pero existe otro tema fundamental: el retiro de varios patrocinadores como Colpatria. Qué pasará en el Deportes Tolima para alejar o no sostener a los patrocinadores?, dicen que existe una persona encargada del mercadeo pero ¿cuáles son sus verdaderas funciones?, porque parece rayar en la inoperancia e ineptitud total. Cómo captar patrocinadores nuevos o sostener los que están si no los consienten, no los tratan bien, por el contrario los aburren. Es culpa de Tolima el manejo inadecuado de los patrocinadores.

Ahora analicemos el salario de los jugadores, especialmente los extranjeros. Cómo es posible que Imanol Iriberry se gane, mensualmente, algo más de NUEVE MILLONES DE PESOS (5 MIL DÓLARES). Un jugador que viene de un equipo desconocido de Paraguay, que llegó y se ha lesionado más de dos veces, que ha jugado algunos minutos y que actualmente no es suplente de los suplentes. Un jugador de esos no puede ganarse más de NUEVE MILLONES DE PESOS MENSUALES.

El otro caso es el de Roberto Merino, jugador que venía precedido de un buen historial, en cuanto a equipos, por lo menos, ganándose DIECIOCHO MILLONES DE PESOS MENSUALES (10 MIL DÓLARES). Empezó como titular pero su discretísimo nivel lo llevo a ser suplente del equipo titular y, ahora, ya se convirtió en suplente de los suplentes en copa postobón. Y Rogerio Leichtweis, el único que se salva con su rendimiento, retira de su cuenta bancaria cerca de CATORCE MILLONES Y MEDIOS DE PESOS MENSUALES (8 MIL DÓLARES). No es una exageración pagar estos sueldos?, estas cifras no ayudan a colapsar la situación financiera del equipo?, de eso no cabe la menor duda. Los tres extranjeros le valen a la institución cerca de 42 MILLONES DE PESOS MENSUALES (sin contar a Antony silva). Si la situación económica está en un difícil momento entonces por qué se pagan estos sueldos, tan altos, a jugadores que no lo valen?. Gabriel Camargo puede quejarse (algo que ya es normal) pero que primero revise sus determinaciones salariales que afectan, y mucho, a la entidad.

Y cierro con una frase que dijo Camargo a EL NUEVO DIA: “PARA LA PRÓXIMA TEMPORADA TENGO QUE MIRAR UN “10” Y UN DELANTERO”. Será cierto el déficit económico del equipo cuando el presidente está pensando en traer nuevos jugadores para el próximo semestre.

El pastorcito mentiroso aparece de nuevo en escena.

*Comunicador Social y Periodista

Acord-Tolima

Deja un comentario