¿Y si se lanzara Caicedo?

Luis Fernando Caicedo

Luis Fernando Caicedo

El panorama cambiaría en la baraja de candidatos a la Gobernación del Tolima.

Luis Fernando Caicedo, parece alejado de la actividad política aunque la tendría fácil de volver a intentarlo, señalan algunos analistas.

Esto por la proliferación y dispersión de candidatos aquí y acullá: que Mauricio Jaramillo, que el hermano de Manuel Elkin, que Silverio se lanza, Carlos García. Óscar Barreto aguarda en la banca a un posible archivo de la sanción de la Procuraduría que lo inhabilitó por 11 años. En fin.

Caicedo, se impondría por el factor recordación entre la gente y por la tendencia que ha mostrado que quien gane la gobernación debe haberse pegado al menos una quemada.

Eso le ocurrió al actual gobernador Delgado Peñón cuando lo derrotó Óscar Barreto, en 2007. A Barreto le ganó Fernando Osorio, en 2005. Y a Osorio lo barrió Jorge García Orjuela en 2003.

En 2011, Caicedo se enfrentó con Luis Carlos Delgado, perdiendo con una apreciable votación de 175.299 sufragios.

Pero aunque Caicedo se vuelva a lanzar, los astros no se alinearán a su favor como hace cuatro años. Hoy, la Casa Barreto que lo apoyó en el pasado no lo tiene en la más alta estima. Jaime Barreto (q.e.p.d.) llegó al extremo de embargarle un auto a Caicedo por una deuda de varios millones de pesos.

Caicedo, tendría que buscar aval en otro partido, ya que cuando intentó llegar a la Gobernación lo hizo como afiliado al partido Conservador y en los pasados comicios de Congreso hizo parte del Centro Democrático en la lista al Senado, sin llegar a alcanzar la curul.

Además, la lista de enemigos y malquerientes de Luis Fernando Caicedo, comienza en su propia casa. Se afirma que no tiene muy buena relación con su exesposa, ni mucho menos con su progenitora. Periodistas y personas del común que le colaboraron en la campaña de 2011, se quedaron esperando el pago por sus servicios. Caicedo debe millones en publicidad política y vallas, a empresarios locales como Raúl Granada o Alberto Luna. Y no es que se haya insolventado o acogido a la ley de restructuración de pasivos. No ha cancelado por decisión incomprensible de su propia voluntad.

Parece que lo mejor que pudiera hacer Caicedo sería quedarse en el sector privado o manejando el Fondo Ganadero del Tolima. Esta última entidad fue noticia hace pocos días por el cierre de la planta de sacrificio Carlima por estar contaminando el río Combeima, algo que Caicedo negó en entrevistas con los medios de comunicación de Ibagué.

Solo el tiempo dirá si Luis Fernando Caicedo da el paso al costado, o decide aventurarse de nuevo en las aguas turbulentas de la política tolimense.