Zonas Económicas Especiales (ZESE), una oportunidad para Ibagué y el Tolima

Medidas para reactivar la economía en medio de la pandemia.

Ante la creciente tasa de desempleo de Ibagué y los indicadores de desocupación en el sector rural del Tolima, el Senador Miguel Ángel Barreto había manifestado que la región debía ser inscrita como Zona Económica Especial (ZESE), propuesta que quedó consignada en la Comisión tercera para hacer el trámite vía Congreso de la República.

Ya cuentan con este beneficio e incluso antes de la pandemia los departamentos de Norte de Santander, La Guajira y Arauca, y ciudades como Armenia y Quibdó. Ni Tolima ni su capital obtuvieron ese aval porque el indicador no superaba el 14 %.

Actualmente ante la emergencia social, económica y ecológica que golpea el país y que afecta más rudamente ciudades como Ibagué, con un tejido empresarial basado en actividades comerciales, en el sector público y dependiente de las remesas, de un pequeño grupo exportador, con altos indices de desempleo y niveles de informalidad, la situación se torna más aguda.

Hoy en medio de la preocupante depresión económica y recesión que afecta la Nación, vuelve a tomar fuerza la iniciativa con la urgencia de ser implementada en el actual escenario social y fiscal. En el mes de abril más de 60 mil personas se encontraban sin empleo y la tendencia es al incremento de esta cifra al finalizar el primer semestre.

Es claro para el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Juan Manuel Restrepo, quien comparte que “Ibagué necesita un apoyo muy particular como el ZESE, ya que el comportamiento de la tasa de desempleo es alto frente a otras ciudades”.

Así mismo, el proyecto que cuenta con el respaldo del titular de MINCIT, quien valora el potencial de la región en la agroindustria, acompañando con programas de reactivación económica en áreas de producción local liderados por INNpulsa, Colombia Productiva y la dinamización de un clúster de Economía Naranja, el que ya viene siendo articulados con la Alcaldía de Ibagué y la Secretaría de Desarrollo Económico.

En tal sentido representantes de los gremios productivos, economistas, los entes territoriales, diputados y concejales de diferentes partidos y opciones políticas fijan esta opción como un requerimiento para recuperar el tejido productivo e impulsar los sectores deprimidos, además de atraer potenciales inversionistas.

Para Efraín Valencia, quien lidera el Comité de Gremios Económicos, se debe tener en cuenta que desde el año anterior se viene realizando la gestión ante el Gobierno nacional y considera que la ZESE hoy cumpliría un papel fundamental dados dos momentos coyunturales que afectan la ciudad, como son el Covid-19 y el desempleo. ”El Comité de Gremios respalda el proyecto y gestionará lo que esté a su alcance para que esta propuesta sea una realidad para Ibagué y Tolima”, dijo.

También la secretaria de Desarrollo Económico de Ibagué Diana Sofía Segura manifestó que ”Desde la administración municipal estamos comprometidos con este mecanismo que fortalecerá aspectos como la atracción de inversión a la región, gracias a una acertada oferta de incentivos tributarios con lo que lograremos el desarrollo económico, el incremento de la productividad y la generación de nuevas fuentes de empleo”.

#Beneficios

El objetivo principal de este régimen, que se creó con el artículo 268 de la Ley 1955 de 2019, Ley del Plan Nacional de Desarrollo, es la generación de empleo para así contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de la población de los territorios. Con ello se busca disminuir el desempleo, la informalidad y frenar el deterioro de las condiciones de vida.

La tarifa del impuesto sobre la renta aplicable a los beneficiarios de la Zese es del 0% por 5 años y el 50 % de la tarifa general, 5 años siguientes, a partir del año gravable 2020.

De igual manera la tarifa de retención en la fuente se calculará de forma proporcional al porcentaje de la tarifa del impuesto sobre la renta y complementarios. En este punto, la región puede sacar ventajas cuando de nuevas sociedades o empresas ingresen al mercado laboral.

Aplican a esta tarifa las empresas agropecuarias, industriales o comerciales, que ya estén constituidas en las zonas definidas por la Ley y el decreto, o las que se creen en los tres años siguientes a la entrada en vigencia de la Ley 1955 (25 de mayo de 2019).

Estas compañías deben demostrar un aumento del 15% del empleo directo generado, el cual se debe mantener durante el periodo de vigencia del régimen. La ventaja del Tolima es que cuenta con las condiciones en los sectores agropecuario y comercial, y se puede impulsar la industria con políticas públicas desde las administraciones locales.

Para las sociedades que al momento de aplicar el régimen especial en materia tributaria tengan menos de dos (2) años de constituidas corresponde el aumento del quince por ciento (15 %) del empleo directo generado, tomando como base el promedio de los trabajadores vinculados desde su constitución que, en ningún caso, podrá ser inferior a dos (2) empleos directos.

Por eso hoy es de vital importancia rodear la estrategia de la ZESE para que nos pueda dar una mano en la atracción de inversión y en el escenario desafiante como lo es la reactivación económica

Deja un comentario