Jaramillo
Imagen: tomada de Twitter.

Absolución a Guillermo Alfonso: ¿un auto bien echado?

Que el exalcalde de Ibagué haya cantado un fallo a su favor genera dudas y suspicacias.

Tal como lo había anticipado hace varias semanas el propio acusado, el Juez Quinto Penal del Circuito anunció el sentido del fallo de carácter absolutorio a favor del veterano dirigente político del Tolima, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, por el sonado caso de las irregularidades del contrato para el alumbrado navideño del año 2016, cuando este fungía como alcalde de Ibagué.

Las dudas y repercusiones judiciales, crecen en Ibagué y el Tolima, cuando habrá que entrar a mirar con lupa la providencia que emita el juez al examinar elementos de prueba y testimonios.

«Eso es un auto bien echado«, reza el aforismo que se escucha en la baranda judicial, de Ibagué o cualquier región del país, en alusión a decisiones controvertidas y rodeadas de suspicacia.

También es cierto que el septuagenario Jaramillo, integrante del Pacto Histórico del presidente Gustavo Petro, no puede cantar victoria ya que la decisión del juez deberá ser sometida a la revisión del Tribunal Superior de Ibagué, y en último caso ante la Corte Suprema de Justicia, en un eventual recurso de casación.

Justicia de Ibagué se vende al mejor postor

Con ello, fácilmente Jaramillo podría inscribirse en julio para optar por otro cargo más en su recorrido político que lo ha llevado por el Congreso, la Gobernación del Tolima, y que tiene a sus hermanas y allegados en consulados, mullidos contratos y a su hermano, Mauricio Jaramillo (veterano también en puestos y burocracia), optando por la Gobernación en los comicios de octubre, sin dar paso, ambos, a nuevas caras o renovación en cuadros de la dirigencia política en el Tolima.

La estrategia cantada y develada por algunas fuentes es que Guillermo Alfonso no se presentaría para el tarjetón de la Alcaldía de Bogotá, sino que lo haría para aspirar a la Gobernación del Tolima, con lo que la candidatura de Mauricio Jaramillo, sería también una pantomima, para bajarse este de la aspiración y seguir trabajando de la mano, porque ese cuento que el uno es puestero y el otro progresista y que mantienen agarrados, no se lo traga nadie.

Habrá que esperar al mes de julio, fecha de las inscripciones de candidatos. Quizá en Ibagué y el Tolima, en la brega proselitista – jaramillista, se escenifica el mensaje de una canción de Julio Iglesias: «tropecé de nuevo con la misma piedra«.

*Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Vias

Alcaldía puso a funcionar ‘ambulancia’ vial para tapar los huecos en estado crítico en Ibagué

Según la alcaldesa Johana Aranda, la maquinaria estará de manera permanente para sacar las calles …