¿Choco a la Gobernación en cuatro años?

Imagen: tomada de Twitter.

Se cocina candidatura del inoperante congresista del partido Conservador.

Al menos es lo que ha trascendido del pacto político entre José Élver Hernández y Ricardo Orozco, en el sentido que el representante apoyaría al candidato de la Casa Barreto, con la condición que en cuatro años el aspirante a la Gobernación sea Hernández Casas, conocido con el remoquete de ‘Choco’.

Es decir, que el dirigente solo iría a la Cámara hasta el año 2022, completando ocho años en el Legislativo desde que fuera electo en 2014 en la Cámara, tras renunciar a la curul de diputado que obtuvo en el periodo 2012 – 2015.

Pero sectores de opinión, locales y nacionales, han cuestionado la nula participación de Hernández Casas en los temas de peso en el Congreso. Poco habla y mucho menos controvierte a los funcionarios en los debates de control político. Icónica y hasta lamentable la imagen en la que con delantal puesto repartió lechona en el Capitolio.

Como si fuera poco, acaba de encabezar la lista nacional de los congresistas que más se ausenta y que solo aparecen para contestar a lista a fin de que le llegue el sueldo completico, más de 30 milloncitos, que pagan los contribuyentes por mantener a este y a otros inmejorables ‘padres de la patria’ con camionetas, escoltas y subsidios estatales.

Le puede interesar: El carrusel de alcaldesas en Murillo.

Choco tiene una estructura, los restos del conservatismo del ala del fallecido exsenador Gómez Gallo, y con ello ha edificado una camarilla clientelista de puestos y burocracia, que le ha alcanzado hasta para mantener y poner alcaldesas en su natal Murillo.

Habrá que ver si en cuatro años sea el ungido, porque la política es dinámica y cambiante. Otra cosa es que debido a su pobre ejercicio en el Congreso los electores terminen cobrándosela porque no tragan entero y la opinión crítica está despertando en las masas que otrora capitaneaban los autodenominados ‘barones electorales’ de la región tolimense, donde no se avizora el cambio ni la llegada de una nueva política porque no hay figuras descontaminadas que la encarnen.

*Este es un editorial del director de A la luz Pública.

1 comment

    Deja un comentario