Contratistas no responderán por obras del Museo Panóptico

Museo Panóptico de Ibagué

Juez penal absolvió a los responsables. Otro caso de corrupción sin dolientes.

El Juzgado Séptimo Penal del Circuito absolvió a los contratistas por obras de la parte antigua del Panóptico.

Así que Luis Jaime Garzón Chica, Luis Fredy Florido Granados y Luis Humberto Duque Gómez fueron absueltos por el delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Y se decretó la prescripción de la acción penal en favor de los tres hombres por el delito de peculado culposo.

Además también fue absuelta Olga Lucía Méndez Ramírez, por las conductas punibles de peculado culposo en concurso homogéneo y contrato sin el cumplimiento de requisitos legales.

El fallo

Según la decisión, la resolución de acusación en contra de los cuatro contratistas nunca estableció de forma concreta cuál fue el contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, ni la incidencia de cada uno de los procesados en el mismo.

En cuanto al delito de peculado culposo, no se estableció desde el punto de vista legal cómo se les confirió a estos la tenencia, custodia o administración del inmueble y tampoco el actuar imprudente del extravío, pérdida o daño, tampoco el daño ocasionado.

No obstante, la sentencia reconoció que sí hubo irregularidades en la ejecución de las obras que ocasionaron el daño de algunos materiales como en el caso de la caña brava, debido a la impericia de las personas que intervinieron en ella, pero no el derroche de los recursos económicos destinados al desarrollo de la obra.

Hechos

Luego de clausurar la Cárcel Distrital de Ibagué, antiguo Panóptico de la calle 10 con carrera Octava, el Ministerio de Cultura y la Gobernación del Tolima suscribieron el convenio administrativo 0672 de 2001 para restaurar el bien que fue declarado el 30 de julio de 1998 como de interés cultural para la Nación.

El 14 de septiembre de 2004 la Gobernación del Tolima suscribió el contrato de consultoría 058 con el arquitecto Luis Humberto Duque Gómez para que hiciera el proyecto definitivo de restauración y efectuara la supervisión arquitectónica, que fue aprobada mediante la resolución 068 del 12 de agosto de 2005.

Además se adelantó la licitación pública 014 del 2005 para desarrollar las obras y que fue adjudicada al Consorcio de Ingenieros y Arquitectos del Tolima que representaba Luis Humberto Duque Gómez.

Jaime Garzón Chica firmó un contrato que luego de la adición alcanzó el monto de cinco mil 177 millones de pesos.

La interventoría de la obra fue adjudicada a la Fundación Tolima Presente, representada por Luis Fredy Florido Granados por un monto de 400 millones de pesos, contrato que fue liquidado de manera unilateral. Y Olga Lucía Méndez Ramírez, de la Secretaría de Desarrollo Físico de la Gobernación del Tolima, fue nombrada supervisora del contrato.

Según la Fiscalía en su pliego de cargos, estas personas supuestamente incurrieron en irregularidades al incumplir los requisitos legales del contrato porque el arquitecto reajustó los diseños originales del proyecto de restauración, lo que llevó a modificar el programa de trabajo y que habría permitido al contratista apropiarse de recursos para continuar con un proyecto sin la supervisión.

Con información: periódico Q’hubo.

Deja un comentario