Derrumbes y avalanchas: el dolor de cabeza en el Cañón del Combeima

Imágenes: suministradas.

Totalmente incomunicadas estuvieron este fin de semana las veredas y corregimientos del Cañón del Combeima, la zona turística más importante de Ibagué.

La emergencia, que no dejó víctimas, se produjo el domingo y el lunes festivo debido a los fuertes aguaceros y vendavales que azotan a esta región montañosa que es paso obligado para ir al Nevado del Tolima y la cual está repleta de restaurantes frecuentados por miles de turistas, eso sí, en tiempos normales.

Campesinos del corregimiento Juntas, en la parte más alta del Cañón del Combeima, señalaron que desde el sábado pasado no ha dejado de llover en Villa Restrepo, Llanito, El Gallo, Cay y otras zonas por donde desciende el río Combeima junto con más de 10 quebradas que nacen en el Nevado del Tolima.

«Debido al fuerte invierno, las quebradas se desbordaron y arrastraron tierra y árboles que mantienen taponadas las carreteras que nos comunican con Ibagué«, afirmó un habitante de Juntas.

El panorama es desolador pues hay puentes afectados y carreteras taponadas por toneladas de arena, lodo y material de río que también afectaron el acueducto y la distribución de agua en la ciudad.

Habitantes de Villa Restrepo señalaron que se trata de una zona inestable bañada por el río Combeima, donde a menudo se presentan derrumbes por el desprendimiento de la montaña, un fenómeno causado por la tala de árboles y la erosión.

En la zona hicieron presencia el Alcalde de Ibagué y la directora de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima) Andrés Fabián Hurtado y Olga Lucía Alfonso.

«Los enormes daños en las vías y cultivos fueron provocados por el desbordamiento de las quebradas Bellavista y El Salto«, aseguró el alcalde Hurtado y agregó que maquinaria pesada realiza la remoción del material de río para restablecer el paso de vehículos.

Las labores de remoción de material de río se adelantan con maquinaria pesada de la Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima.

Los dueños de restaurantes, dulcerías y tiendas en el Cañón del Combeima, afirmaron que a esta situación se suman los daños económicos que les deja el covid-19 pues desde el 20 de marzo sus negocios han permanecido cerrados.

«En esta zona hay más de 50 restaurantes cuyo fuerte es el sancocho de gallina criolla, pero todos estamos en la quiebra pues el turismo está quieto, no se mueve por culpa del virus«, aseguró un comerciante.

Deja un comentario