Luis Carlos Rojas Garcia
Imagen: suministrada.

Dos años después

Han pasado ya dos años desde que Gustavo Petro y Francia Márquez asumieron el reto de generar un cambio en un país embrutecido y violentado durante décadas; un país en donde su gente ha sido sometida a todo tipo de barbaries y lo que es peor, un país en donde su gente ha normalizado las situaciones más aberrantes que un ser humano se pueda llegar a imaginar.

Claro, sabíamos que el gobierno del cambio no la iba a tener fácil y no es para menos; Gustavo Petro golpeó en los más profundo de su ser corrupto a esas familias atornilladas en el poder, cuyas malas mañas les ha permitido cometer todo tipo de fechorías.

Era obvio que no iban a estar de acuerdo que una persona que representa los verdaderos intereses del pueblo llegara a destapar sus miserias.

Ahora bien, en los dos últimos años el gobierno Petro ha hecho demasiadas cosas que ni siquiera en los anteriores gobiernos lograron hacer, porque, simplemente no les interesaba, para una muestra está la restitución de tierras, los golpes a cabecillas delincuenciales y ni hablar de la incautación de drogas que afecta las finanzas de los poderosos del país.

Sin embargo, a los colombianos no les cuentan nada de eso; por el contrario, los medios corruptos al servicio de los de siempre se han encargado de crear unas narrativas absurdas que, lamentablemente, desde los colombianos sin educación hasta los más preparados creen.

Nunca antes en la historia del país se había visto algo como lo que hemos presenciado en los últimos dos años.

El ataque al presidente y a la vicepresidenta no ha tenido límites y no los va a tener, porque, esta gente tiene su objetivo claro: regresar al poder a como dé lugar.

Como sea, los próximos dos años serán más que un reto para el presidente Gustavo Petro y para los suyos. Es posible que no pueda lograr todo lo que se propuso, pero, de una cosa sí podemos estar seguros, el cambio ya arrancó y de aquí en adelante la derecha corrupta, sus medios, su gente ignorante y todo lo que huela a corrupción, no la va a tener fácil. Gustavo Petro rompió la historia de este país y eso lo vamos a ver más adelante porque… cada cosa que ocurre: ¡Es un hecho Sam!

Por: Luis Carlos Rojas García Kaell de Cerpa, escritor.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Luis Carlos

El partido de la muerte (La pasión del fútbol)

Hace unos años escribí una columna sobre el fanatismo religioso que le tienen al fútbol …