Movilidad en Ibagué
Imagen: archivo particular.

Ibagué: la ciudad que nuevamente vibra con el desempleo

Ibagué vuelve a acaparar los principales titulares de los medios de comunicación del país, pero no precisamente por algo bueno, sino todo lo contrario: volvimos a ocupar el top tres de ciudades con mayor tasa de desempleo del país que, según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), para el trimestre noviembre-enero fue de 17.7 %, solo por detrás de Quibdó y Riohacha que tienen tasas de 28.6 % y 17.9 %, respectivamente.

Ahora bien, si observamos los datos de desempleo para los jóvenes la situación es extremadamente preocupante: la tasa de desempleo para esta población fue de 25.7 %, es decir, uno de cada cuatro jóvenes no encuentra empleo en la ciudad de Ibagué, una realidad que lamentablemente podemos confirmar en el día a día.

Sin embargo, más preocupante que lo anterior es la tendencia que se ha sostenido durante el último año en la ciudad. Mientras que en el enero de 2021 la tasa de desempleo fue de 15.2 % ahora se encuentra, como se mencionó, en 17.7 %, lo que se significa un incremento de más de dos puntos porcentuales en tan solo un año, lo que revela la situación de precariedad económica y laboral que se encuentra sumida la ciudad durante este gobierno. Si bien es cierto los problemas de desempleo en Ibagué son históricos y estructurales, remontándose a la crisis económica de 1999, es evidente que la gestión de la actual Alcaldía de la ciudad no solo no ha podido revertir esta tendencia, sino que esta se ha acentuado.

La actual Administración se ha equivocado en el enfoque para aumentar el volumen de empleo por la ciudad. La apuesta del gobierno local ha sido por la atracción de gran capital para que estos puedan dar empleo y también generar un efecto derrame sobre las demás empresas de la ciudad, para que así pueda aumentar la productividad. Pero ¿cómo van a llegar grandes empresas si en el sector donde virtualmente podrían construir sus instalaciones físicas no hay agua? Cuestión que sucede en sectores como Picaleña que es la zona de expansión de Ibagué donde no llega el preciado líquido. Así mismo, ocurre con otras variables que son consideradas por los inversionistas, como por ejemplo el estado de alto riesgo de las finanzas públicas de la ciudad o los altos índices de inseguridad.

Para mejorar los anteriores indicadores, se requiere tiempo para hacer los ajustes necesarios por lo que no son cosas que se cambien en el corto plazo, por lo tanto, surge la pregunta: ¿Qué podemos hacer para reducir el desempleo rápidamente? Una posible solución es realizar es una mesa tripartita que congregué al sector público- privado y popular, para que sean los mismos empresarios y microempresarios ibaguereños los que generemos oportunidades para la ciudad, pero ¿cómo? Una de las repuestas la podemos encontrar en aquellos trabajadores informales que, durante años, se han especializado en diferentes oficios como la maquila o confección, pero que por falta de apoyo de la Alcaldía en términos económicos y técnicos no han podido acceder a créditos, capacitación técnica y bienes de capital que les ayude a mejorar su productividad y de esa forma dar el salto a la conformación de una empresa que les deje ganancias para una vida digna y, sobre todo, para la generación de nuevo empleo.

Pero la cuestión no es empezar a dar crédito y capacitación de forma individual a cada trabajador informal, sino brindarles asesoría jurídica para que se asocien y, en última instancia, se conformen cooperativas integradas por trabajadores informales que compartan afinidades bien sea por su oficio o también por sanguinidad/amistad, lo cual es clave porque en la medida que la cooperativa despegue y sea autosustentable financieramente, podrá tener mejores condiciones ante entidades bancarias y con ello poder acceder a maquinaria y cursos que le permitan mejorar su productividad y en el mediano plazo dar empleos a otros trabajadores que quieran afiliarse.

En resumen, es necesario cambiar la perspectiva con la cual se ha buscado solucionar la problemática del empleo de Ibagué, pasando del enfoque dedicado especialmente a la atracción de inversión foránea, al fortalecimiento de la industria local a través de la asociatividad y el cooperativismo. Así las cosas, el próximo gobernante deberá hacer ajustes de fondo a la política de empleo y competitividad de la ciudad para que Ibagué deje vibrar con el desempleo y empiece a sonar al son de las oportunidades y el crecimiento laboral.

Por: Nicolás Álvarez Bernal.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Adriana

”Hoy no estoy de rosa, estoy de luto”. Adriana Magali Matiz rechaza feminicidio en Ibagué

Gobernadora del Tolima anunció estrategias de su mandato encaminadas a proteger a nuestras mujeres como …

Wordpress Copy paste blocker plugin powered by http://jaspreetchahal.org