Los muchachos

Imágenes: suministradas.

Poesía en homenaje a la Marcha Carnaval y a los jóvenes que resisten.

Decir «Un río humano»
Es un lugar común,
Pero un río humano era
El viernes aquel torrente
De muchachos, Ellos y Ellas,
Comiéndose en un grito la calle
Entre telúricos cantos,
Flores, tambor y banderas.

Tienen el corazón agrandado,
Un morral repleto de versos,
Los blue-jeans rasgados adrede,
Tricolores pincelados en la cara,
Guitarras manifestantes,
Felices y alborotados.

Muchachos recién crecidos
Sus voces suenan a besos
Y a protestas golpe a golpe
Que hacen crecer su estatura.
Callejeros de plaza y pupitre,
De esquinas, de libros, de rumbas
Que llevan en sus manos la vida
Que no es de nadie…de nadie
Solo de ellos, Solo de ellas.

Ellos tienen la edad de las flores
Y la coraza del árbol reciente
Estrenando su fe día a día.
Ellos alzan los puños al cielo
Donde caben su voz y sus sueños.
Tienen los brazos tatuados
Con nombres de novias, de novios,
De madres, de padres,
De anturios, de lunas, de soles,
De calaveras y diablos sonrientes,
De Nazarenos y coronas sangrantes,
De fragmentos de poemas y de íntimas fechas,
De corazones flechados de verde,
De iniciales que parecen cuchillos.
De lenguas sensuales y gnomos desnudos.

Imagen: Hugo Alberto Sepúlveda Sánchez.

Los muchachos. Ellos y Ellas
Se enfrentan a los escudos de hierro
De esos hombres que visten de negro
Y repelen la feroz embestida
Con un coro de bandera y sombreros.

Esos muchachos me agigantan el alma
Con su nueva armazón
De tiernos guerreros,
Y me hacen creer que esta patria
Ya no será nunca más
Un festín de salvajes.

Esos muchachos
Ellas y Ellos…

Por: Jesús Alberto Sepúlveda Grimaldo
Escritor, editor.

1 comment

  1. Pingback: Los muchachos | A La Luz Pública, Principal Medio de Comunicación Digital en Ibagué - Del Tolima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *