Quema de buseta en Ibagué origina delicada situación de orden público

Imagen: Policía Metropolitana.

La protesta social legítima se ve empañada por estos actos.

Mientras en todo el país el comercio, los bares y negocios reabrían con la esperanza de paliar los efectos adversos de la pandemia, en la capital tolimense el miedo y la zozobra de otros tiempos volvió por cuenta de la quema de una buseta de servicio público.

Según las informaciones, encapuchados obligaron al conductor de una buseta de la firma Cotrautol, a llevar el vehículo hasta cercanías de la Universidad del Tolima. Previamente obligaron a bajar a los pasajeros. Luego, el automotor fue vandalizado y reducido a cenizas. Otros cuatro rodantes fueron retenidos y objeto de daños, según informó la Policía Metropolitana.

Por cuenta de este hecho se suspendió el transporte público en toda la ciudad, los habitantes se fueron a dormir intranquilos, mientras se estudia la adopción de otras medidas.

Esto ocurre mientras avanza el Paro Nacional, que completa casi 40 días, en medio de las reivindicaciones sociales de sindicatos, trabajadores independientes, indígenas y sectores populares.

La violencia nunca será la respuesta, ni del lado de las fuerzas estatales, ni del lado popular, ni de los sectores menos favorecidos. Mucho menos atacando a las busetas, cuyos conductores son asalariados, que devengan ingresos reducidos, con extenuantes jornadas laborales, y salarios recortados por el menor flujo de pasajeros por cuenta del paro y de la pandemia.

Detenidos por ataques a busetas. Imagen: suministrada Metib.

Esto dicen las autoridades

Las autoridades de Ibagué capturaron a cinco personas en flagrancia y aprehendieron a tres ciudadanos más, quienes se vieron involucrados en actos de vandalismo en inmediaciones de la Universidad del Tolima, durante la noche del martes ocho de junio.

Es de señalar que al inicio de estas manifestaciones, el Ministerio Público hizo presencia en el lugar para entablar un diálogo pacífico con los protestantes, pero estos, se negaron y actuaron de forma violenta contra los servidores.

«Como autoridad tuvimos que intervenir con el personal de fuerza disponible y Esmad, donde recuperamos el sector aledaño a la Universidad del Tolima. Nosotros como institución respetamos la protesta pacífica. Estaremos atentos para judicializar a los responsables«, explicó el coronel Jovani Benavides, comandante de la Metib.

Por otro lado, un grupo de ‘Encapuchados’, retuvo de manera ilegal cuatro vehículos de servicio público, los cuales, fueron violentados y uno de ellos incinerado.

«Rechazamos de manera contundente este tipo de actos, no vamos a permitir que unos vándalos quieran afectar la tranquilidad, seguridad y sana convivencia con una excusa de protesta, violentando los bienes públicos y afectando la economía de los ibaguereños«, afirmó Carlos Portela, secretario de Gobierno de Ibagué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *