Padre Fredy
Imagen: suministrada.

El padre Freddy seguirá tras las rejas por delitos sexuales

El sacerdote Freddy Martínez Cruz, famoso por sus supuestos poderes de sanación de personas con enfermedades graves, seguirá recluido en la cárcel Picaleña, de Ibagué, Tolima, donde permanece desde hace un año cuando fue capturado al ser señalado de delitos sexuales.

Martínez, 53 años, ordenado sacerdote en el 2000, fue acusado por mujeres jóvenes que lo señalaron de posibles vejámenes sexuales cometidos en la iglesia del corregimiento de Villa Restrepo, en Ibagué, donde por años ofició eucaristías y otras celebraciones religiosas.

La libertad había sido solicitada por su defensa alegando vencimiento de términos, pero el Juzgado Segundo Penal Municipal de Ibagué negó la petición por lo que la apelación a esa decisión ya fue presentada ante un Juzgado del Circuito.

En desarrollo del proceso la Fiscalía había solicitado se prorrogara la detención del sacerdote que durante años ofició misas de sanación en su parroquia de la zona rural de Ibagué, a donde llegaban miles de feligreses de Colombia en busca de una cura para diversas enfermedades.

“Es un peligro para la sociedad y existe continuación de la actividad delictiva”, dijo la Fiscalía en las audiencias públicas del Palacio de Justicia de Ibagué.

Agregó que “su conducta es grave y dolosa por la vulneración de derechos de la mujer”.

En la audiencia también se conoció que se han presentado amenazas de muerte contra dos mujeres que lo denunciaron por las posibles agresiones sexuales.

“Fredy representa peligro constante y latente”, dijo un representante de las víctimas y agregó que “la seguridad de las víctimas estaría en peligro con la libertad del sacerdote”.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Seguridad

Descartan presencia de disidencias de las Farc en el norte del Tolima

Con el fin de evaluar hechos intimidantes como panfletos y carteles presentados en días anteriores …