Alfredo Bocanegra: no es elegible pero sí nombrable

Imagen: tomada de Facebook.

El abogado mordió de nuevo el polvo en procesos electorales.

Y es que Alfredo Bocanegra poseía uno de los perfiles más abundantes a la hora de mostrar experiencia en el sector público. Su último cargo y quizá el más importante de su carrera fue haber ejercido la dirección de la Aeronáutica Civil, en el gobierno de Juan Manuel Santos.

Pero Bocanegra creyó revivir otros tiempos y otros procesos electorales donde los discursos altisonantes e incendiarios, las ironías y ataques directos a los contendores, le producían aplausos, titulares de prensa y quizá votos el día de las elecciones.

Desafortunado el incidente en el que acusó públicamente y en transmisión en tiempo real por las redes sociales, al gobernador Oscar Barreto de supuestamente querer asesinarlo, pronunciamiento que le valió a los pocos días una denuncia penal por parte del mandatario quien aseguró que no conciliaría la querella interpuesta ante la Fiscalía. Una evidencia más de lo poco adecuadas que resultan la ira y la soberbia, combinadas juntas.

Y es que desde hace muchos años Alfredo Bocanegra no gana una elección por sí solo. En el siglo pasado se quemó a la Asamblea luego de pasar por el Concejo de Ibagué y llegar a presidir el Cabildo.

Luego se le pegó a Guillermo Alfonso Jaramillo quien lo llevó a ejercer la Secretaría de Gobierno del departamento. De allí salió para hacerle campaña a Rubén Darío Rodríguez quien ganó por segunda vez la Alcaldía de Ibagué en 2003.

Justamente, Bocanegra ejerció como jefe de debate del exalcalde y se recuerda una accidentada rueda de prensa en el Hotel Ambalá donde el discurso de Alfredo exacerbó los ánimos y terminó en zambra, hecho que le sería ‘premiado’ por parte de Rubencho quien le entregó la gerencia del Ibal por pocos meses.

En 2010, Bocanegra llegó a la Cámara de Representantes, con la mayoría de votos de la Gobernación de Oscar Barreto, pero apenas posesionado, Alfredo dijo que el caudal electoral le pertenecía y que no reconocía jefes políticos.

En 2014, Bocanegra veía resignadas sus posibilidades de repetir en la Cámara.

Luego se fue para donde Emilio Martínez quien lo relacionó con Germán Vargas Lleras. Así, ocupó primero la jefatura jurídica de la ANI, y luego la dirección de la Aeronáutica de donde salió luego que se hiciera pública una pelea, con gritos incluidos, en la que Bocanegra insultaba a un general de la Fuerza Aérea por no cumplir una orden que el dirigente tolimense le había señalado al oficial.

Quizá pasó el tiempo y la onda de la política, por lo menos en materia electoral directa, para Alfredo Bocanegra quien como se ha visto por las evidencias y su pasado reciente “no es elegible pero sí nombrable”.

Bocanegra obtuvo 12.263 votos y se ubicó en el sexto lugar de las preferencias electorales de los ibaguereños en los comicios de 2019.

Deja un comentario