Día crucial para la comunidad indígena del cabildo de Guavio en Ortega

Río Cucuana. Imagen: suministrada.

La pelea que tiene la comunidad con la Asociación de usuarios del Distrito de adecuación de tierras ‘Usocoello’ tiene un round interesante con visita de Cortolima incluida.

La construcción, de lo que Usocoello denomina como la “presa Jardín Corea” y el “muro de contención mal hecho” como lo denominan los líderes del cabildo tiene de los cabellos a comunidad y distrito de riego ubicado en la vereda San Francisco del sureño municipio de Ortega, Tolima.

Todo comenzó con la, en un principio, ‘genial’ idea de Usocoello en captar el vital líquido del rio Cucuana a fin de comercializarla y venderla a los agricultores que cultivan arroz en el municipio de Espinal, llevando el agua por el ya conocido distrito de riego.

Sin embargo, a la Asociación de Usuarios se le olvidó contar con un actor imprescindible en este proceso como lo es la comunidad del Cabildo el Guavio que tiene asiento en la zona del rio Cucuana, quienes se han servido ancestralmente de las aguas del rio, no solo para su consumo, sino de la pesca artesanal, transporte fluvial, entre otros

Para este lunes la comunidad, los representantes legales de la Asociación, sus apoderados judiciales y peritos de la Corporación Ambiental del Tolima tienen una cita a las ocho de la mañana a fin de verificar los graves daños causados en contra de los recursos naturales y decidir si impone multas o cuando menos inicia un proceso de índole sancionatorio en contra de Usocoello.

Igualmente hay expectativa en esperar la postura de Cortolima, autoridad ambiental que en diversos pronunciamientos ha fijado una curiosa postura que ha defendido tanto en trámites administrativos como en procesos judiciales en defensa, no del medio ambiente sino de quien genera prácticamente daños irreversibles al mismo.

Basta recordar el pronunciamiento del Magistrado del tribunal Administrativo del Tolima, Jorge Andrés Rojas Villa en donde conminó a las autoridades ambientales a proteger efectivamente los recursos naturales como cauces de ríos y no intereses ajenos.

Un ejemplo más de que los intereses empresariales desmedidos no pueden ir en contravía de los derechos ancestrales de comunidades y afectar todo su modus vivendi y actividades de sustento.

Para la muestra, casos como la represa de Hidroituango, la de El Quimbo, y otras megaproyectos que avasallaron a las comunidades locales sin siquiera habérseles tenido en cuenta en procesos de consulta previa, como lo regla el ordenamiento jurídico colombiano.

2 comments

  1. Pingback: Día crucial para la comunidad indigena del cabildo de Guavio en Ortega | A La Luz Pública, Principal Medio de Comunicación Digital en Ibagué - Del Tolima

Deja un comentario