Petro y Fico
Imagen: Centro Nacional de Consultoría.

Duque siempre estuvo por encima de Petro en 2018, como ahora Petro lo está de Fico en 2022

La política es dinámica, se escucha decir a todo momento en los mentideros y los corrillos de quienes les gusta analizarla. Es una afirmación muy elocuente puesto que los líderes que la encarnan pueden subir o bajar su caudal electoral de acuerdo a la coyuntura que se presente. El quemado de ayer puede ser el ganador de mañana o viceversa.

Recordando por ejemplo las elecciones a presidencia de Colombia en 2018, podemos decir que una vez pasaron las consultas interpartidistas del 11 de marzo, el actual presidente Iván Duque, siempre tuvo la delantera sobre Gustavo Petro. En esa primera contienda denominada Gran consulta por Colombia el pupilo de Uribe consiguió cuatro millones 44 mil 509 votos, detrás estuvo Martha Lucía Ramírez (hoy vicepresidenta) con un millón 538 mil 882 votos y en tercer lugar quedó Alejandro Ordoñez con 385 mil 110 votos.

Por su parte Gustavo Petro (Colombia Humana)  ganó la consulta bautizada como Inclusión social para la paz con dos millones 853 mil 731 votos y su contendor Carlos Caicedo (Fuerza Ciudadana) logró 535 mil 309 votos. La diferencia de votos entre Duque y Petro fue de un millón 190 mil 778 votos. A partir de ahí, todas las firmas encuestadoras dieron siempre como ganador al actual inquilino del Palacio de Nariño.

Es curioso que ahora en 2022 los que aplaudían las encuestas de 2018 en las que siempre aparecía ganando Duque, ahora las rechacen. En la primera vuelta de hace cuatro años, Duque logró el 39 por ciento de los votos (7.569. 693) y Petro pasó a segunda vuelta de segundo con el 25 por ciento (4.859. 069). En lo único que se pifiaron fue en el ascenso de Sergio Fajardo quien logró el 23, 75 por ciento (4.602.916) cifra que le alcanzó (lamentablemente) para irse a ver ballenas.

La segunda vuelta, ratificó  la tendencia y al final Iván Duque ganó la presidencia con 10 millones 398 mil 689 (54 por ciento de los votos). El candidato perdedor Gustavo Petro llegó a 8 millones 40 mil 449 con el 41 por ciento de todos los votos escrutados que fueron en total 19 millones 536 mil 404. El voto en blanco alcanzó la cifra de 807 mil 924 (4.20 por ciento) y los nulos 263 mil 376 (1.35 por ciento). Debo confesar que aunque no era lo que quería, el triunfo de Duque lo anuncié desde finales de 2017 porque su favoritismo nunca menguó.

Ahora en esta nueva coyuntura las cosas han cambiado (algunos hacen pataleta todavía al no aceptar esta realidad). Gustavo Petro lleva liderando las encuestas desde hace varios meses y la tendencia se mantiene con una ventaja bastante holgada sobre el segundo. El candidato del Pacto Histórico le da la mayoría de  firmas encuestadoras (las mismas de 2018) entre el 37 y 46 por ciento del potencial electoral.

Este año, el exalcalde de Bogotá, ganó la consulta interpartidista del Pacto Histórico con cuatro millones 495 mil 831 votos. Por su parte, el candidato Federico Gutiérrez fue la mayor votación de Equipo por Colombia con dos millones 161 mil 686 votos. En síntesis, Petro estuvo por encima con dos millones 334 mil 145 votos sobre el nuevo candidato del uribismo. Es una diferencia de un millón 143 mil 367 más de votos de los que le aventajó Duque en 2018 en la consulta.

Lo más probable es que haya segunda vuelta, como también que Gustavo Petro logré un promedio de  7.5  a 8 millones de votos  (40 por ciento, pueden ser más). Creo que Gutiérrez estará entre  4 a 4.5 millones (un poco más del 20 por ciento). Así las cosas Rodolfo Hernández podría estar cerca de los tres millones (15 por ciento) y Fajardo llegar a los dos millones (10 por ciento). Dudo mucho que los votos de Hernández y Fajardo terminen en manos del candidato uribista.

Es absurdo pensar que un candidato al que su contendor le saque de tres a cuatro millones de votos en primera vuelta, pueda tener la convergencia para  saltar del 20 por ciento a más del 50 por ciento. Es más fácil que el primero definitivamente sume el centavo para el peso que le falta. Coadyuva, para legitimar su llegada a Palacio el ganar de manera contundente. El uribismo,  tendrá que aceptar que se equivocó con Iván Duque y que su nefasto gobierno es el causante de que Gutiérrez la tenga de para arriba.

No me cabe duda que si se da la voluntad del pueblo el presidente gústele al que le guste, será Gustavo Petro. Sin apasionamientos, con sensatez lo aseguro porque se percibe y  será muy difícil detener ese voto de opinión tan marcado en las presidenciales. Se presume que le queda a sus enemigos el fraude o el magnicidio; este último inimaginable porque el Bogotazo sería apenas una escaramuza si llegara a pasar.

Es mejor, esperar a que de darse esta lógica, el país verdaderamente tenga el rumbo que la mayoría espera y los perdedores asuman una oposición política digna (es absolutamente necesaria en una democracia).

Todos anhelamos un país más justo, menos corrupto y enfocado en los retos que se avecinan a nivel mundial. A los que todavía se niegan a creerlo, los invito a leer la historia, los imperios se caen, los emperadores mueren, las eras se acaban y el mundo evoluciona. Decía mi abuela: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”.

Por: Andrés Leonardo Cabrera Godoy

Editor General.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Petro 1

Apenas un cuatro por ciento de mejoría en la abstención cambió el panorama electoral en la Segunda Vuelta

WhatsAppHace apenas unas horas creía en mi primer análisis superficial de los resultados del domingo …

Wordpress Copy paste blocker plugin powered by http://jaspreetchahal.org