WhatsApp Image 2024 04 17 at 12.58.56 PM

La política es apenas rentable para unos pocos

Gran problema tendrán los políticos en las próximas elecciones cuando cada vez más los ciudadanos se convencen, que ayudarles no es garantía de estabilidad laboral y progreso. Antes, eran menos los profesionales y el censo electoral permitía que los políticos le pudieran cumplir a un porcentaje decente de sus electores. Eran otras épocas.

Si bien, se supone que el voto se debe dar por un programa de gobierno o por las ideas que presente un candidato, esto es apenas un saludo a la bandera para la mayoría. En Colombia la gente vota por necesidad y más en elecciones regionales o en las legislativas. Digamos que el famoso voto de opinión (que es más de manipulación) se da en especial en las presidenciales.

Los clanes políticos regionales, suman y suman adeptos y a la hora de la verdad: “No hay cama pa` tanta gente”. Prometen esta vida y la otra a su votantes siendo conscientes que más del 90 por ciento no recibirá ni las boronas del ponqué. De eso no se salvan ni los concejales y diputados a los cuales les toca por conseguir su objetivo o meterse la mano al dril o crear falsas expectativas.

A esto se le suma el famoso nepotismo. Es común ver en las noticias que las mejores cuotas políticas se quedan en los familiares (esposas (os), hermanos, primos, amantes, etc. de aquellos que ostentan el poder. Los demás solo están para empujar el carro y esperar a que les tiren el hueso.

No se salva ninguno. En eso todos son iguales. El problema para los gamonales es que les cogió ventaja el exuberante desempleo y que la gente se dio cuenta que ya no es rentable como en otros años ayudarle a un político. En el mejor de los casos tendrán que conformarse con contratos de tres o cuatro meses. Si les va bien, logran sumar siete u ocho meses en el año.

Llegará el momento en que a ningún candidato le van va a fiar, porque simplemente no les creen. Se volverá la política una forma de prostitución – prepago en donde o se da el pago por adelantado o difícilmente habrá apoyo. Con la mala imagen de los que la ejercen, es complicado pensar que con ideales la gente correrá a las urnas.

Nos hemos encontrado personas de muchas corrientes políticas que les ayudaron a los que ganaron y están como las guayaberas, por fuera. Seguirán viniendo miles de excusas, para demostrar el porqué de la desidia. Lo cierto es que en la historia universal el vivo siempre ha vivido del bobo, obviamente hasta que los bobos se rebelan.

Este es un Editorial de A la luz Pública.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Alex Castro 1

Conservatorio del Tolima realiza su primera misión académica internacional en Italia

El Conservatorio del Tolima, a través de su Facultad de Artes, Ciencias y Educación, se …