Ladrones iban por supuesta caleta de $1.000 millones en casa de un alcalde

Ricardo Guarnizo

Ricardo Guarnizo. Foto: El Nuevo Día.

La situación ocurrió en Ibagué.

Delincuentes armados ingresaron a la casa del alcalde de Purificación, Ricardo Guarnizo, en busca de una supuesta caleta de 1.000 millones de pesos que el mandatario escondería.

El caso se presentó en una vivienda que el mandatario tiene en el barrio Hacienda Piedrapintada, de Ibagué, donde los delincuentes revolcaron y tiraron todo al piso en busca del dinero.

La denuncia la hizo el mismo alcalde quien señaló que varios delincuentes amarraron y golpearon a su esposa para exigirle que les dijera en qué lugar de la casa escondían la supuesta caleta.

Los tipos le decían que les dijera dónde estaba la caleta con 1.000 millones de pesos y ella solo atinó a decirles que lo de la caleta era falso, que estaban equivocados y que le respetarán su vida”, dijo el alcalde.

Varias veces la amenazaron con armas de fuego para que les entregara el supuesto dinero”, señaló.

Al ver que no había ningún dinero en la residencia, finalmente los delincuentes se dieron por vencidos pero se llevaron 10 millones de pesos en efectivo que encontraron y algunas joyas de oro avaluadas en 3 millones. No contentos con esto destruyeron objetos y algunos electrodomésticos.

Para no dejar huellas y evitar ser descubiertos usaron guantes y se cubrieron sus rostros.

Lo de la caleta es falso, no entiendo por qué decían esas cosas”, dijo el alcalde de Purificación, quien explicó que su esposa salió ilesa.

La Policía busca a los delincuentes para esclarecer el hecho y lograr sus capturas.

Sin embargo, versiones de habitantes de Purificación hablan sobre el poco claro incremento del patrimonio del alcalde Ricardo Guarnizo, luego del manejo de la contratación del municipio. Algunos recuerdan que antes de llegar al cargo hace cuatro años, el hoy alcalde era un humilde defensor público en Ibagué que defendía a los menesterosos y ciudadanos de bajos recursos.

Hoy nadie podría situarlo en el mismo estrato social de los que antaño apoderó en la baranda judicial.

Deja un comentario